Agua y actores sociales

Publicado por Staff on Vie, 04/28/2017 - 08:19
Opinión de: 
Dinorah Pizano

El avance y transformación de ciudades insertas en economías globales, como la ciudad de México, incluye todo tipo de contradicciones, entre ellas la ocasionada por el ejercicio de derechos humanos elementales como el acceso al agua. Se trata de una condición que involucra un conflicto cuya resolución pone a prueba la capacidad de diversos actores.

En términos netamente esquemáticos advertimos tres factores: el desarrollo económico, el manejo y aprovechamiento de recursos naturales, y el funcionamiento armónico del cuerpo social en su conjunto. La situación tiene dimensiones mayores cuando un activo de la naturaleza adquiere valores de cambio y uso, mismos que funcionan como elementos que incrementan la desigualdad de toda índole. Estamos ante un proceso político porque un bien se utiliza para el funcionamiento de determinadas economías.

Quien parece quedar en el medio de la pugna por el acceso y uso del agua es una creciente mayoría social, los ciudadanos. Si bien existe cierto grado de emergencia, no debemos perder de vista que constituye también una posibilidad de construir una alternativa. Cualquier ser humano cuyas condiciones de vida sufren modificaciones involuntarias posee la capacidad de pensar y concebir novedosas maneras de resolver conflictos.

Asimismo representa un momento idóneo para entusiasmar a las juventudes, a los habitantes que recién ejercen cierto grado de ciudadanía social, para aprender a pensar en conjunto y encontrar verdaderas soluciones. Es posible involucrar a cada vez más jóvenes en función de generar estructuras propias de formación, donde exista el respeto y sea posible compartir experiencias que forjen capacidad de acción.

Por ello enfatizo que el proceso político como tal, y en términos de una cultura social ante problemáticas como la del agua, únicamente cambia mediante una nueva conducta de los ciudadanos, tanto los previamente organizados como los que no, con la finalidad de conseguir objetivos concretos.

El conflicto puede llegar escalar a un grado tal donde poseer cierta solvencia económica para adquirir bienes no sea suficiente, pues serán inaccesibles. Resulta elemental que cada actor social disponga tiempo, esfuerzo y capacidad para insisto, remediar una problemática que impacta la subsistencia del ser humano como especie.

Deja un comentario: