ALDF, sólo para las minorías

Publicado por Gabriela Cuevas... on Mié, 03/02/2011 - 19:54

La Asamblea Legislativa del Distrito Federal se ha caracterizado en los últimos años por incluir en la agenda política y “ciudadana” temas sensibles para algunas minorías en la capital.
 
En diciembre de 2010, este órgano legislativo aprobó la Ley de Salud Mental, primer ordenamiento en la materia no sólo a nivel nacional, sino en América Latina. Los legisladores acordaron establecer una línea telefónica y una página electrónica especial para las personas que sufren algún tipo de trastorno, siendo la depresión y la ansiedad las más comunes.
 
En años anteriores, los diputados locales de la Asamblea Legislativa también aprobaron por lo menos una docena de leyes polémicas enfocadas en atender, principalmente, las necesidades de las minorías.
 
En 2007 y luego de muchos meses de análisis,  aprobaron despenalizar el aborto de la primera a la doceava semana y obligar al gobierno capitalino a otorgar servicios de consejería médica y social gratuita en materia de atención a la salud sexual y reproductiva.
 
En 2010, la Asamblea Legislativa aprobó la reforma al Código Civil del Distrito Federal, que reconoce el matrimonio entre personas del mismo sexo, que a diferencia de la Ley de Sociedades en Convivencia aprobada en 2007, ésta sí implica un vínculo sentimental para el reconocimiento de derechos.
 
En fechas más recientes, los legisladores capitalinos aprobaron la Ley de Voluntad Anticipada, que permite y regula las normas, requisitos y formas para ejercer la voluntad de una persona cuando no quiera someterse a medios, tratamientos o procedimientos médicos que prolonguen de forma no necesaria su vida cuando le sea imposible mantenerla de manera natural.
De esta manera, la agenda de las últimas dos legislaturas en la Asamblea Legislativa se han concentrado en aprobar leyes, que si bien son necesarias e importantes para diversos sectores de la sociedad, no cubren los requerimientos más apremiantes de la mayoría de los capitalinos.
 
En días pasados hemos sido testigos de que el tema de la inseguridad presenta signos de alerta. De acuerdo con datos de las propias autoridades se ha registrado un incremento sustancial en algunos ilícitos como el robo a transeúnte, extorsión telefónica, robo a casa habitación y a centros escolares, por mencionar sólo algunos. Especial atención nos merece el registro en 2010 de varios hechos violentos relacionados con el delito del narcomenudeo.
 
Es con este último tema donde la Asamblea Legislativa debe verdaderamente cumplir su compromiso con los capitalinos y enfocar sus baterías en aprobar reformas a diversos ordenamientos que permitirían a las autoridades en materia de procuración de justicia y de seguridad pública,  perseguir el delito del narcomenudeo.
 
Es una verdadera lástima que la Asamblea Legislativa deje pasar este tema y permita que se venzan plazos establecidos para aprobar estas importantes modificaciones, cuando en el resto del país enfrentamos una verdadera lucha en contra de la delincuencia organizada.

Deja un comentario: