BJ o las siglas de la ignominia

Publicado por Staff on Mié, 09/06/2017 - 11:54
Opinión de: 
Vive BJ

Por María Luisa Rubio González

Hace dos semanas los trabajadores de la Delegación Benito Juárez intentaron colocar dos grandes letras, “BJ”, en la Plaza Valentín Gómez Farías de la colonia San Juan. La rápida movilización de los vecinos de la zona hizo posible que tal instalación quedara solo en intento.

Hubo quien consideró una exageración de los vecinos la oposición a las letras, poniendo como ejemplo las propias siglas CDMX que campean en varios espacios públicos de la Ciudad. Y desde entonces, continúa el intercambio de opiniones en redes sociales al respecto: Que si es ilegal, que si es un dispendio, que si todo mundo lo hace, que si hay cosas más importantes.

Y sí. Hay sin dudas cosas más importantes. Y esa es una vertiente del asunto. Saque el lector su calculadora: En la administración del ahora diputado Jorge Romero Herrera, la Delegación Benito Juárez construyó baños en los parques públicos de la Delegación, excepto en dos que enfrentaron oposición vecinal. El monto de la construcción fue de 12 millones de pesos. Actualmente, los baños están cerrados y solo prestan servicio los fines de semana, previa cuota de $5 pesos, sin recibo.

En esta administración, se han instalado en los parques de la delegación diversos elementos: áreas confinadas para perros, lámparas led de colores, cámaras de vigilancia, pistas para correr, fuentes saltarinas, aparatos para hacer ejercicio, juegos infantiles, y nuevas bancas que sustituyen las bancas verdes tradicionales de todos nuestros parques. No ha sido posible acceder a la información pública de todos los elementos, pues los contratos no están disponibles en el portal de transparencia, pero, por ejemplo, el contrato de instalación de las pistas de correr es de 20 millones de pesos.

Un indicador por demás elocuente de este asunto, es el Parque Pilares, en el que la Delegación tenía planeado invertir 10 millones de pesos, monto que incluía la transformación de la cancha de fútbol llanero en una cancha confinada, con pasto sintético, gradas y vestidores, así como ejercitadores, juegos, cámaras de vigilancia, pista de correr “de tartán” y lámparas led. Diez millones de pesos, de los cuales ni uno solo estuvo destinado a las áreas verdes.

En el Parque Miguel Alemán, de la colonia Postal, se instaló una fuente nueva, de las llamadas fuentes bailarinas, a pesar de que ese parque cuenta ya con una fuente monumental que no está en funcionamiento porque le falta una pieza a la bomba. Anteriormente, se había intentado la instalación de una pista de correr, buena idea de pésima ejecución, pues partía por la mitad la magnífica banqueta de dos metros de ancho. Los vecinos lograron para la obra.

Solo las cifras disponibles suman 32 millones de pesos. Parece poco, en comparación con el presupuesto delegacional que asciende a 1,800 millones de pesos, pero baste con mencionar que la adquisición de materiales y suministros para mantenimiento de luminarias para todo el año, en 2014, ascendió a 3 millones de pesos. Si por lo menos esos 32 millones a los que hemos seguido la pista se hubieran invertido en luminarias, el delegado actual y el anterior hubieran cumplido su promesa de campaña (la misma promesa hicieron ambos) de ser la delegación más iluminada de la ciudad.

A esta lista de gastos, que no de inversión, se suma la compra e instalación de las dos letras, “BJ”, que mencionamos al inicio de esta columna, confirmada en dos parques: Esparza Oteo, en la Nápoles, y Felipe Xicoténcatl, en Álamos. La Delegación aún no responde varias solicitudes de información sobre el costo total de las dichosas letras, pero la información que circula es que asciende a 12 millones de pesos.

Una vertiente más de este abuso de los dineros públicos, es que las enormes letras son de color… azul. Azul con naranja, como toda la publicidad digital del Partido Acción Nacional, el Partido del delegado en turno, y de cuyo comité delegacional es presidente el Secretario Particular del Delegado. Veamos qué dice la normatividad al respecto (las negritas son mías):

Reglamento que regula el uso de Recursos Públicos, Propaganda Institucional y Gubernamental, así como los Actos Anticipados de Precampaña y de Campaña de los Procesos Electorales Ordinarios del Distrito Federal.

Artículo 13: La propaganda institucional y gubernamental bajo cualquier modalidad de comunicación social que difundan como tales, los poderes públicos, los órganos autónomos, las dependencias y entidades de la administración pública y cualquier otro ente de los tres órdenes de gobierno, deberá tener carácter institucional y fines informativos, educativos o de orientación social. En ningún caso esta propaganda incluirá nombres, imágenes, colores, voces, símbolos o emblemas que impliquen promoción personalizada de cualquier servidor público o que se relacionen con cualquier candidato o partido político nacional o local.

¿Qué va a hacer la Delegación con las letras azules el 8 de septiembre que inicia el proceso electoral? ¿A poco las van a quitar? Así es, vecina, vecino, como se hace uso del dinero público en la Delegación Benito Juárez. Tus impuestos están trabajando.

Deja un comentario: