Contaminar para verificar

Publicado por Staff on Sáb, 11/05/2016 - 14:48
Opinión de: 
Juan Carlos Flores Aquino

“No, mire, lo que usted tiene que hacer es correr su coche por lo menos unos 40 minutos antes de traerlo, bien calientito, no lo apague, y de preferencia que unos 20 minutos sean a 80 kms/hora, y cuando llegue a la fila no lo apague, acelérele más”.

Eso fue lo que me dijo un empleado del verificentro, al cual fui con mi coche que había sacado del servicio de agencia un día antes, siempre en extraordinarias condiciones, modelo 2011, y que nunca antes había tenido un solo rechazo por la verificación, siempre con calcomanías 00 y 0.

Acto seguido me dieron una constancia de rechazo, con un letrero enorme que cruzaba la hoja advirtiéndome que la próxima verificación causa costo, por una nueva disposición del gobierno.

Esto, desde luego, fue después de haber hecho una fila de dos horas –de las 6 a las 8 de la mañana- dándome mi cita para las 11 am de ese mismo día. Cuando le dije al encargado de las fichas si me podría dar un lugar por la tarde, este se negó, diciéndome que es el lugar que me había tocado y que las citas se dan de acuerdo a como vamos llegando en la fila. Es decir, toda la mañana para que me dieran la cita.

Después de haber salido de las 12 con mi rechazo, inmediatamente fui a la agencia para preguntar qué había pasado. Cuando llegué, no me sorprendió que el gerente me comentara que habían llegado hasta esa hora –aproximadamente la una de la tarde- una docena de vehículos de distintos verificentros cercanos a la agencia.

Lo que si me sorprendió, fue que me comentara que dos de esos vehículos habían salido nuevecitos de la agencia y también fueron rechazados, y que otros más iban ya por su tercer rechazo. Me dije a mi mismo, ¡lo que me espera!

Acto seguido, un ingeniero mecánico me explicó que había pasado con mi vehículo, el cual había sido rechazado por dos monitoreos, uno del “lsd” y otro el sensor de oxígeno. Después de revisarlo me dice, el scanner no me señala nada, ¿hace cuánto tiempo que lo llevó a verificar? A lo cual le respondo que aproximadamente unas dos horas. Me dice, mire, lo único es que en su vehículo al igual que muchos otros modelos, el sensor de oxígeno no viene habilitado, no viene de fábrica, pero su coche está bien. No tiene nada.

Le digo, ¿entonces por qué el rechazo? A lo cual me contesta: mire, esto de los sensores es una trampa, porque el gobierno ni los verificentros han querido invertir en más equipos para todos los modelos, lo cual siempre va ocasionar que si no tienen los sensores para todo tipo de vehículos siempre habrá rechazos. La otra posibilidad, es que no haya llevado suficientemente caliente su vehículo.

A lo cual le respondí, pues mire, prendí mi coche a las 10:30, y lo dejé prendido hasta las 11, lo que sí, es que el verificentro está a tres cuadras de mi casa. Él ingeniero me dice “ah! Esa deber ser la razón, no es suficiente tener prendido el vehículo, lo que se necesita es haberlo transitado ya una media hora, para que así si no tienen los sensores de fábrica, pues no tenga rechazo”.

Eso fue lo que ante mi desconocimiento sobre mecánica en general, le alcance a entender al ingeniero. Salí de ahí como a las 2 de la tarde. Había perdido toda la mañana, y aún tenía que sacar la nueva cita. Regresé al verificentro, y les pedí que por favor, apelando a la sensibilidad del hecho, me dieran la cita ese mismo día, pero casi al cierre. Accedió la encargada y me dio la nueva cita para las 20:45.

Me fui a mi trabajo, y a mi regreso, como a 45 minutos de distancia por el tráfico de esa hora, llegué con mi vehículo nuevamente al verificentro. Otra vez formarme para volver a pagar, y escuchar las historias de terror sobre los tres o hasta cuatro rechazos de algunos vehículos. Sin haberle hecho nada en la agencia, ese mismo día, después de un tráfico de 45 minutos más una fila como de 15 minutos con el auto prendido, mi vehículo obtuvo la calcomanía 0. Toda la mañana y parte de la noche para verificar, junto a casi mil pesos desembolsados.

Lo increíble es que ante las historias que había escuchado por la mañana y en la noche, ¡me sentí afortunado! Mis conclusiones fueron 2: paradójico que para una medida ambiental, se tenga que contaminar; y por supuesto, ¡la verificada es un completo robo en despoblado! 

#CiudadanoIncómodo @floresaquino

 Contaminar para verificar

 ¡El calvario de la verificación vehicular!

 

“No, mire, lo que usted tiene que hacer es correr su coche por lo menos unos 40 minutos antes de traerlo, bien calientito, no lo apague, y de preferencia que unos 20 minutos sean a 80 kms/hora, y cuando llegue a la fila no lo apague, acelérele más”.

Eso fue lo que me dijo un empleado del verificentro, al cual fui con mi coche que había sacado del servicio de agencia un día antes, siempre en extraordinarias condiciones, modelo 2011, y que nunca antes había tenido un solo rechazo por la verificación, siempre con calcomanías 00 y 0.

Acto seguido me dieron una constancia de rechazo, con un letrero enorme que cruzaba la hoja advirtiéndome que la próxima verificación causa costo, por una nueva disposición del gobierno.

Esto, desde luego, fue después de haber hecho una fila de dos horas –de las 6 a las 8 de la mañana- dándome mi cita para las 11 am de ese mismo día. Cuando le dije al encargado de las fichas si me podría dar un lugar por la tarde, este se negó, diciéndome que es el lugar que me había tocado y que las citas se dan de acuerdo a como vamos llegando en la fila. Es decir, toda la mañana para que me dieran la cita.

Después de haber salido de las 12 con mi rechazo, inmediatamente fui a la agencia para preguntar qué había pasado. Cuando llegué, no me sorprendió que el gerente me comentara que habían llegado hasta esa hora –aproximadamente la una de la tarde- una docena de vehículos de distintos verificentros cercanos a la agencia.

Lo que si me sorprendió, fue que me comentara que dos de esos vehículos habían salido nuevecitos de la agencia y también fueron rechazados, y que otros más iban ya por su tercer rechazo. Me dije a mi mismo, ¡lo que me espera!

Acto seguido, un ingeniero mecánico me explicó que había pasado con mi vehículo, el cual había sido rechazado por dos monitoreos, uno del “lsd” y otro el sensor de oxígeno. Después de revisarlo me dice, el scanner no me señala nada, ¿hace cuánto tiempo que lo llevó a verificar? A lo cual le respondo que aproximadamente unas dos horas. Me dice, mire, lo único es que en su vehículo al igual que muchos otros modelos, el sensor de oxígeno no viene habilitado, no viene de fábrica, pero su coche está bien. No tiene nada.

Le digo, ¿entonces por qué el rechazo? A lo cual me contesta: mire, esto de los sensores es una trampa, porque el gobierno ni los verificentros han querido invertir en más equipos para todos los modelos, lo cual siempre va ocasionar que si no tienen los sensores para todo tipo de vehículos siempre habrá rechazos. La otra posibilidad, es que no haya llevado suficientemente caliente su vehículo.

A lo cual le respondí, pues mire, prendí mi coche a las 10:30, y lo dejé prendido hasta las 11, lo que sí, es que el verificentro está a tres cuadras de mi casa. Él ingeniero me dice “ah! Esa deber ser la razón, no es suficiente tener prendido el vehículo, lo que se necesita es haberlo transitado ya una media hora, para que así si no tienen los sensores de fábrica, pues no tenga rechazo”.

Eso fue lo que ante mi desconocimiento sobre mecánica en general, le alcance a entender al ingeniero. Salí de ahí como a las 2 de la tarde. Había perdido toda la mañana, y aún tenía que sacar la nueva cita. Regresé al verificentro, y les pedí que por favor, apelando a la sensibilidad del hecho, me dieran la cita ese mismo día, pero casi al cierre. Accedió la encargada y me dio la nueva cita para las 20:45.

Me fui a mi trabajo, y a mi regreso, como a 45 minutos de distancia por el tráfico de esa hora, llegué con mi vehículo nuevamente al verificentro. Otra vez formarme para volver a pagar, y escuchar las historias de terror sobre los tres o hasta cuatro rechazos de algunos vehículos. Sin haberle hecho nada en la agencia, ese mismo día, después de un tráfico de 45 minutos más una fila como de 15 minutos con el auto prendido, mi vehículo obtuvo la calcomanía 0. Toda la mañana y parte de la noche para verificar, junto a casi mil pesos desembolsados.

Lo increíble es que ante las historias que había escuchado por la mañana y en la noche, ¡me sentí afortunado! Mis conclusiones fueron 2: paradójico que para una medida ambiental, se tenga que contaminar; y por supuesto, ¡la verificada es un completo robo en despoblado! 

#CiudadanoIncómodo @floresaquino

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario: