Desarrollo tecnológico (I)

Publicado por Staff on Jue, 06/08/2017 - 12:26
Opinión de: 
Dinorah Pizano

Conforme pasa el tiempo y avanzan las diversas realidades en países como el nuestro crecen asimismo las necesidades en materia de políticas públicas que acerquen a los jóvenes con el desarrollo tecnológico, faciliten el tránsito hacia el ámbito laboral y aprovechemos el bono demográfico. Quienes se incorporan a la población económicamente activa lo hacen también de manera global. Para nadie es desconocido que las grandes empresas asientan eslabones de cadenas de producción en diversos países. La fuerza de trabajo calificada y las ofertas crecen exponencialmente pero en ocasiones de manera desfasada respecto a las necesidades del mercado mundial.

Por ejemplo, se estima que para 2020 la llamada Eurozona demandará 900 mil empleos tecnológicos, mismos que no está en capacidad de cubrir país alguno, es decir, representa una paradoja si observamos los índices de desempleo y subempleo en dicha región. El panorama en América Latina no es diferente, por el contrario, guarda similitudes que abonan en el enfoque del problema como de índole occidental.

De acuerdo con la firma IDC, el fenómeno conocido como brecha de destrezas, el cual radica en que la demanda de profesionales con habilidades TIC exceda a la oferta, estará presente por lo menos durante los próximos cinco años. Únicamente para 2019 la brecha llegará a 449 mil empleados de tiempo completo, lo cual equivale al 32 por ciento. En lo que respecta a México, el faltante ascenderá a 148 mil 052. La definición de destrezas en materia de redes incluye a todas las personas necesarias para planificar, diseñar, administrar y mantener tecnologías e infraestructuras de redes dentro de una organización.

Para evidenciar el grado de oportunidad que representa en el crecimiento de la fuerza laboral nacional, vale la pena retomar lo enfatizado por dicha firma durante la conferencia “100 días de Trump: de dónde vienen y a dónde van las TIC”, en la que quedó de manifiesto la potencialidad de herramientas como cloud (almacenamiento de datos fuera de los dispositivos). Este mecanismo continuará fortaleciendo su presencia y crecimiento en el mercado, toda vez que para las empresas representa ahorro en el presupuesto TI. Además, el incremento en este tipo de inversión llega al 35 por ciento con un horizonte de corto plazo al año 2020.

Datos como los anteriormente expuestos colocan una vez más el acento en la importancia de invertir en desarrollo tecnológico, innovación e investigación a nivel nacional, así como incluir a este tipo de industrias como palanca de crecimiento económico. No existe algún tipo de condición endógena que impida a los mexicanos incrementar capacidades y habilidades para entrar en ámbitos como la arena global con resultados diferentes a los alcanzados hasta ahora. Lo fundamental es que el talento mexicano no migre por falta de condiciones para dar salida a inquietudes profesionales y mejorar sustantivamente las condiciones de vida en lo particular y en lo colectivo. 

Deja un comentario: