La descomposición del PAN

Publicado por Lety Varela on Jue, 11/22/2012 - 13:21

“Cuando alcances el poder, no lo sueltes: Jorge Romero”

Con asombro e indignación he leído el reportaje presentado por el periódico “Libre en el Sur”, respecto del gran fraude cometido en la Delegación Benito Juárez por parte de Jorge Romero y los principales dirigentes panistas.
El testimonio dado por el militante de Acción Nacional Miguel Antonio Morales Zepeda, de cómo se llevó a cabo desde 2007, la afiliación corporativa de militantes panistas, para imponer dirigentes y repartir trabajo público, a partir de una red de complicidades y corrupción, es propio de una novela de terror.

Se construyó, según el testimonio, un “Ejercito Chino”, manipulando cedulas, falsificando firmas y documentos, simulando talleres de capacitación, adulterando exámenes y “mudando” vecinos de otras delegaciones. Y todo, con la colaboración de la actual Senadora Mariana Gómez Del Campo y de Mauricio Tabe, y con la complicidad de Gustavo Madero, Presidente Nacional del PAN.
Violar la ley y los estatutos de su partido no les importó, con tal de apoderarse de todos los cargos de elección popular, de la Delegación y del comité delegacional.

Esto demuestra el alarmante grado de descomposición del PAN. El mismo partido que ha venido sosteniendo un discurso histórico basado en los valores, la ética y la moral; y que hoy promueve, avala y justifica la ilegalidad, a cambio del poder.
Y a pesar de que todo había sido reiteradamente denunciado y que ese mismo mecanismo fraudulento fue usado en las delegaciones Coyoacán, Miguel Hidalgo y Cuajimalpa, no pasó nada, impunidad absoluta y posiciones políticas para todos.

Independientemente de lo que resulte de estos actos de ilegalidad, lo último que debiera esperarse de un partido político con la historia de Acción Nacional, es que solicite que se separen de sus responsabilidades todos aquellos que se beneficiaron de estas acciones fraudulentas y obtuvieron un cargo de elección popular.

Se le debe exigir a Jorge Romero que no siga engañando a los habitantes de Benito Juárez, que sea responsable y se separe de su cargo. Se le debe exigir al partido Acción Nacional que sancione a todos los involucrados, o que siga su acelerado proceso de descomposición en la ciudad y en el país.

Su cercano ex colaborador Miguel Morales dice de Jorge Romero que es una persona “intolerante y autoritaria, irascible, capaz de amenazar y de estallar en gritos”; los juarenses no nos merecemos un Jefe Delegacional con éstas características, pero sobre todo, que falte a la ley.

Deja un comentario: