Patricia Mercado: la gran decepción

Publicado por Staff on Vie, 06/03/2016 - 11:39
Opinión de: 
Juan Carlos Flores Aquino

Patricia Mercado: la gran decepción.

Como resultado del primer descalabro en la historia del PRD (Partido de la Revolución Democrática) en las elecciones de la Ciudad de México de hace casi un año, el Jefe de Gobierno anunció cambios en su gabinete que realizaría el 16 de julio del 2015.

Sin duda el nombramiento mejor recibido por la opinión pública –incluyéndome- fue el enroque de Patricia Mercado de Secretaria del Trabajo en ese entonces, a Secretaria de Gobierno, la segunda de abordo en la Ciudad de México. Se trataba de una mujer muy destacada en la política nacional, inteligente, y de reconocimiento por parte de la sociedad civil,  de los sin partido, cercana a movimientos de mujeres y movimientos sociales, que varias veces acompañó las causas de las mal llamadas minorías.

Una de sus primeras tareas, fue precisamente conciliar con estas minorías entre las que nos encontrábamos bastantes vecinos, por la oposición a la tala por la construcción del doble túnel de Mixcoac, la obra más cara en el Gobierno de Mancera, que forma parte de los 6,500,000,000 de pesos, destinados a la remodelación y nueva obra de Circuito Interior. En ese entonces, hace casi un año, tuvimos diferentes posiciones diversos liderazgos vecinales, desde los que se oponían completamente a la obra, hasta los que reconociendo que realizarla era facultad exclusiva del gobierno, exigíamos que se vieran alternativas para evitar la tala de centenares de árboles centenarios por la misma. 

De una de sus primeras apariciones públicas de la nueva Secretaria de Gobierno, Francisco Ortiz Pardo escribió en su sección En Amores con la Morena, del 27 de agosto del 2015, en el periódico Libre en el Sur, la columna “El coco de Patricia Mercado”. La recuerdo muy bien, porque en aquel entonces diferíamos Paco y yo sobre el punto de vista acerca del trato de Patricia Mercado hacia los vecinos. Pues bien, le doy la razón a Francisco de su opinión, a casi un año de que la escribió.

Y la razón es porque hubimos otro grupo de liderazgos, que dejamos de asistir a los plantones de Río Mixcoac, para aceptar la invitación de los responsables de la construcción de la obra, para buscar conciliación sobre cómo evitar la criminal tala, y al mismo tiempo buscar un beneficio para nuestras colonias: mitigación por el daño ambiental, y también obras secundarias que beneficiaran a la comunidad, dada la inversión millonaria en una obra dirigida a automovilistas, que nos afectaría, -afecta- por más de 2 años a los vecinos de esta zona. A los que fuimos a dialogar con las autoridades nos fue como en feria: nos acusaron de traidores, de vendidos, de inconscientes, de oportunistas.

Pero una de las razones por la que fuimos, era por la enorme confianza que había en la interlocución con Patricia Mercado, y también de su equipo de trabajo, destacando el del Subsecretario de Gobierno Juan José García Ochoa. Además, era la primera vez que estábamos en coordinación tanto con el Gobierno de la Ciudad de México, como con el Gobierno delegacional de Benito Juárez –encabezado por el entonces recién electo Chistian Von Roerich-, así como coordinadores de Comités Ciudadanos y liderazgos vecinales que no participamos en ellos, ni militamos en partidos políticos. Había un trato por igual. Una mesa de  alto nivel, en la que se logró que se realizaran diversas propuestas de único interés para nuestras colonias y para los vecinos que vivimos en la zona afectada por la obra. Se hicieron varias reuniones atestiguadas por la propia Patricia Mercado, que logró nuestro reconocimiento público, por ser la primera Secretaria del Gobierno de Mancera que nos escuchaba y se comprometía de palabra con la comunidad.

Pero esto, lamentablemente, sólo fue un par de meses. Muy, pero muy pocos compromisos de los que se acordaron, se han hecho hasta la fecha, y que en sí, serían obligaciones del gobierno por la magnitud de la obra: mayor seguridad pública, mayor iluminación, balizamiento, señalización, el cambio de sentido de la calle de Parroquia, y ordenar a los trabajadores de la construcción para no afectar nuestro entorno. De las obras de mitigación y reparación por la criminal tala de árboles centenarios, hasta la fecha, absolutamente nada.

Las pocas reuniones que se han hecho este año, es sólo para ser testigos como se echan la bolita entre la PAOT, la Secretaría de Obras, la de Medio Ambiente, la Autoridad del Espacio Público, Movilidad, dando cifras de “reforestación” que aunque son del mismo gobierno, difieren entre ellos; de pena ajena como se contradicen enfrente de vecinos, funcionarios, sí de diferentes dependencias, pero de un mismo gobierno; de más pena ajena ver como defienden más a las empresas privadas encargadas de la construcción, que defender los intereses del vecino, quienes además pagamos con nuestros impuestos sus sueldos.

Cuando le mandé un tuit a la Secretaria de Gobierno, señalándole el paso de camiones de doble carga descubiertos, en calles secundarias, llenos de toneladas de tierra que ensucian terriblemente nuestras fachadas y hogares, y además de madrugada con el ruido que generan,  parece que la Secretaria se contagió de sus compañeros funcionarios: su respuesta fue al día siguiente, que lo viéramos con Tránsito porque eso no era facultad de ella. 

De las obras de mitigación mejor ni escribir, porque resulta que como apenas asumió la Autoridad del Espacio Público, el otrora “Rey Peatón” conocido ahora en la colonia Acacias como “el huesito Remes”, pues no tienen en su oficina ningún escrito ni expediente de a lo que se comprometió la Secretaria de Gobierno en esas reuniones de alto nivel.  

Los únicos a los que les han cumplido con creces el equipo del Jefe de Gobierno Miguel Ángel Mancera, es a los políticos que se colgaron del movimiento vecinal de oposición a la tala de Río Mixcoac:

Jesús González Schmal, militante de MORENA, quien se manifestó afuera de la casa particular del Jefe de Gobierno, es ahora la flamante Autoridad del Centro Histórico; la entonces diputada del PAN Laura Ballesteros, quién asistió a varias reuniones vecinales mostrando su oposición a la obra (quien después se hizo candidata del PRI-Verde y ahora cobra en un gobierno que ganó el PRD) es ahora Subsecretaria de Movilidad; al autor del video en YouTube “El abominable deprimido Mixcoac”, Roberto Remes es ahora la Autoridad del Espacio Público; perredistas inconformes en aquel entonces que después inclusive renunciaron a su partido, cobran en Secretarías del Gobierno de la Ciudad de México, o reciben favoritismos a sus “solicitudes” vecinales. Ellos son, los ganadores del movimiento vecinal contra la tala de Río Mixcoac y oposición al doble túnel de Mixcoac.

Si les preguntamos qué pasó con su oposición a la obra, responden con un cínico “ahora estamos en funciones de gobierno”. Sinvergüenzas.

Así, me sorprende tristemente que la respuesta de funcionarios de la Autoridad del Espacio Público y de funcionarios del Gobierno Central, ante la pregunta de ¿qué pasó con las obras de mitigación y beneficios para la comunidad? sea, “donde está su solicitud por escrito de su petición”. Esa es la palabra del funcionario público, y de los cuales, ingenuamente, nos dejamos engañar varios vecinos, creyendo además en un liderazgo que veíamos falsamente en la Secretaria de Gobierno de la Ciudad de México. Que decepción, Patricia Mercado.

Les doy la razón, un año después, a los que me reclamaron en aquel entonces por defenderla tanto. Tenían razón. Parece que sacó su verdadero yo.

#CiudadanoIncómodo, para autoridades burócratas que no tienen palabra, @floresaquino.

Deja un comentario: