Pura Cura

Publicado por Staff on Mié, 03/01/2017 - 12:21
Opinión de: 
Vive BJ

Por Pedro Casanova

Ya es larga la historia de los foros independientes en la CDMX (¿Ahora somos cedemexeños o cedemexiquenses?  Ya en serio, de los primeros de que tenemos memoria, allá por los años ochenta del siglo XX, fue el grupo Contigo América en la Nápoles, en donde pudimos apreciar rigurosos trabajos teatrales.

Una casa adaptada para teatro, fue una idea que prendió rápidamente y empezaron a surgir lugares como el Laboratorio de Artes Escénicas, conocido como el Foro Eón encabezado por Sergio de Bustamante y Hugo Arguelles en la calle de Nuevo León, de ahí salió Héctor Fuentes para fundar el Foro Shakespeare al cual le dio lustre hasta su muerte, y que ha vivido mil vicisitudes hasta su época actual, en que Bruno Bichir e Itari Martha, intentan darle respiración artificial, porque tienen orden de desalojo para dentro de un año.

Al desaparecer el Foro Eón, Argüelles, Julio Castillo, Blanca Peña y Héctor Mendoza, arman la machaca en la casa de Tomás Urtusástegui en la Condesa y fundan el Núcleo de Estudios Teatrales (NET), en donde también se alcanzan a poner obras memorables. En la misma Condesa, surge en la Avenida Veracruz, el foro Actores del Método, con René Pereyra a la cabeza, y que actualmente es el Círculo Teatral con Alberto Estrella y Víctor Carpinteyro de responsables.

De la Condesa, el asunto brinca a la colonia Roma, en donde Renato de la Riva junto con varios actores como Odiseo Bichir, Beatriz Moreno y Dora Montero, fundan el foro Luces de Bohemía en la calle de Orizaba, mientras que Virgilio Ariel, quien había hecho dinero con sus peluquerías que llevan su nombre, compró una casa en la calle de Tlacotalpan y abre el Foro de la Comedia dedicado según constaba en una placa, al dramaturgo veracruzano Rafael Solana. Entre escándalos se hizo la inauguración y nadie sabe en qué momento, tiempo después, alguien se robó la placa dedicada a Don RS.

Después del fallecimiento de Virgilio Ariel, el ahora conocido como El Foco, ha pasado por diversas etapas como cuando lo administró Alejandro Medina, que ponía obras infantiles en las mañanas, y obras gays calientes en las noches, lo que le atrajo un público que abarrotaba sus noventa localidades. (Y hablando de diversidades, ahí está el Foro de la Diversidad, en Colima e Insurgentes, en donde siempre ponen obras para el Colectivo ¡Tutifruti!). El Foco lo dirige actualmente Wlfrido Momox, que ha sabido encontrar su propia fórmula para sacar adelante tanto artística como económicamente este espacio que celebra cada año su Rally de Teatro. Y nos podemos seguir de largo con más lugares que han surgido en estas colonias pero que todavía no conocemos,  como el que tiene Juan Cristóbal Castillo en la calle de Cacahuamilpa y el Teatrerías en la calle de Tabasco.

Pero ahora, nos queremos detener un momento en un foro que ya tiene dos años de existencia: La Cura. Con este original nombre, que cada quien puede interpretar a su manera según nos confesó su director, José Luis Mejía, egresado de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM. Aunque el foro es reciente, Mejía nos aclara que la Compañía La Cura tiene ya doce años de existencia y que por necesidades de ensayo, terminaron quedándose de manera permanente en el lugar en que actualmente se localizan: Marcos Carrillo 356 en la colonia Viaducto Piedad, a cinco cuadras del Metro Viaducto.

Este último dato es interesante, porque se encuentra ubicado en una zona populosa, y lo más importante, La Cura es un lugar abierto, en que no solamente montan sus propias producciones como una trilogía de Argüelles y actualmente en cartelera Los Gallos Salvajes que recomendamos ampliamente, sino que también se abren a otros grupos y otras propuestas.

Recientemente, con la colaboración de Carlos Medina han organizado un primer encuentro de teatro independiente, en donde se han podido ver propuestas de todo tipo y hallazgos interesantes. Como una compañía de Xalapa, Veracruz, que presentó la obra llamada Jamás Dejaré de Mirar el Mar, de Mercedes Huerta y quien también dirige, con los niños Marcos Iñigo y Alexandra Díaz de apenas doce años, que conmovieron al público.

Esto es lo interesante de los foros independientes, que siempre descubrimos actores, directores y propuestas nuevas que refrescan el ambiente teatral. Para crear la magia del teatro, no se necesita una gran parafernalia ni las grandes producciones, simplemente con que haya sinceridad y rigor, se pueden lograr cosas que en la mayoría de las ocasiones, el teatro comercial no logra alcanzar. En La Cura, solamente se pide un donativo al final de cada función, para que pueda seguir caminando este proyecto, al que le recomendamos que visite en cuanto pueda Eso sí, hay que hacer previa reservación por whatsapp a los números 55-44-95-63-32 y al 55-21-29-90-42. No se va a arrepentir.  

Deja un comentario: