Regresan ambulantes a parque San Lorenzo, ocho días después de ser ‘retirados’ por la DBJ; proliferan informales en Tlaco

Publicado por Staff on Jue, 06/02/2016 - 10:46

Apenas ocho días después de haber sido supuestamente “retirados” por personal de  la Delegación Benito Juárez, varios puestos ambulantes volvieron a instalarse en las inmediaciones del parque  de San Lorenzo, en la colonia Tlacoquemécatl  Del Valle, un espacio protegido por la  Ley de Salvaguardas del Patrimonio Urbano de la Ciudad de México.

Luego de más de un año de quejas vecinales por el funcionamiento de esos comercios informales, la autoridad se decidió a actuar para retirarlos, pero su acción resultó efímera. En especial, está el caso de una vendedora de antojitos y fritangas  que se apodera cotidianamente de dos cajones de estacionamiento  y  materialmente montada con sus enseres en la acera  poniente del mencionado parque –donde hay una capilla franciscana del siglo XVI--  prepara sus vendimias, con la utilización de un tanque de gas, en la esquina de San Lorenzo y Manzanas.

Ella tiene un permiso original para instalarse sobre la calle San Lorenzo, entre Manzanas e Insurgentes Sur, pero fue removida de ahí por las autoridades de la CdMx para la instalación de una estación de Ecobici en ese lugar. Entonces, la mujer se mudó al parque, tan campante. Y ahora regresó con su toldo, su comal, su anafre, su mesa, sus bancos...

Otro ambulante es un vendedor de frutas que fue retirado de su lugar habitual de venta, frente a un edificio ubicado sobre avenida Insurgentes Sur,  que se reinstaló  en la parte posterior del mismo edificio, sobre la calle Manzanas. Tras ser retirado de ahí, ahora regresó a la esquina con San Lorenzo.

También reanudó su actividad un vendedor de tacos de canasta que se ubica del otro lado del parque, sobre la calla Magnolias, en su confluencia con la de Tejocotes. Sólo que ahora cambió su habitual bicicleta por un auto compacto, en cuya cajuela abierta  coloca su canasta para ejercer el comercio ilegal impunemente.

Uno más, es un vendedor de anteojos que instala su carpa en plena acera del parque, a un lado de la caseta de policía, sobre la calle de San Lorenzo. Ahí ofrece "examen de la vista" y venta de lentes graduados.

De hecho, la proliferación de vendedores ambulantes se ha generalizado durante los últimos meses  en las bocacalles de las calles interiores de la colonia Tlacoquemécatl con avenidas como Insurgentes Sur y  el Eje 7 Sur Félix Cuevas, donde pueden verse inclusive pesados puestos metálicos de los conocidos como “grises”, cuya venta e instalación promovió abiertamente en el trienio pasado el exdelegado panista en Benito Juárez, Jorge Romero Herrera, actual coordinador de la bancada del PAN en la ALDF.  Tlacoquemécatl, Miguel Laurent, Moras, Fresas, Patricio Sánz y otras calles son evidencia de esta invasión. La calle  San Francisco, entre  Parroquia y Félix Cuevas, se ha convertido en un “pasaje” de comercio informal, en el que más de 20 puestos ocupan toda una cuadra lateral de la tienda  Waltmart. 

Deja un comentario: