Ciudad de México, octubre 16, 2021 00:11
Mariana Leñero Opinión

La casa de Cuernavaca

La Casa de Cuernavaca se convirtió en nuestro árbol. Con fuertes raíces y con un sólido tronco. Nosotras fuimos sus primeras ramas para prolongarse en otras: nuestras hijas. El árbol era tan basto que acogió a mis cuñados y amigos cercanos. Se llenó de hojas y de flores.  POR MARIANA LEÑERO