Ciudad de México, octubre 28, 2021 10:14
Mariana Leñero Opinión

Una, dos, tres, hasta veinticinco veces

Y es así, que tras el volante, Ricardo y yo  hemos vivimos nuestro predecible e indescifrable cuento. El tucutún, tucutún del corazón, como clave morse, nos permite volver al camino cuando lo perdemos.  POR MARIANA LEÑERO Por 25 años le he gritado a Ricardo que cierre la puerta cada vez que me