Ciudad de México, mayo 16, 2022 03:33
Alcaldía Benito Juárez Marzo 2022 Reporte especial

Dos años con Covid: juarenses fueron vanguardia para encararlo

El primer caso de contagio fue reportado el 28 de febrero del 2020. Para cuando inició la contingencia tres semanas después, los habitantes de la demarcación ya se habían auto aislado

Durante las cuatro olas que han azotado a la ciudad y al país entero, los vecinos juarenses se distinguieron por su resistencia a base de tesón y responsabilidad social. A pesar del dolor y del hartazgo, en el saldo BJ es hoy una de las demarcaciones con menor número de fallecidos.

STAFF / LIBRE EN EL SUR

Dos años y cuatro olas virales después, aquí seguimos. México ha pagado con creces los costos no solo de la pandemia del coronavirus sino de un gobierno tan desatinado que hoy solo ha alcanzado a vacunar a seis de cada diez personas y que carga con el estigma de la incompetencia sanitaria.

De manera oficial, el Covid había provocado hasta el 22 de febrero pasado la muerte de 317 mil mexicanos, aunque la realidad prácticamente los duplica por el exceso de mortalidad. Todavía aquel día se presentaron 18,309 casos, predominantemente de la variante Ómicrón, y 706 defunciones.

Frente a las omisiones gubernamentales, empero, los capitalinos han resistido con vocación cívica. Particularmente los habitantes de la alcaldía Benito Juárez que, según los monitoreos del propio gobierno de Ciudad de México, se distinguieron desde un principio por el autoaislamiento –antes de que la autoridad federal llamara a “quedarse en casa”— así como el uso del cubrebocas, tan reiteradamente menospreciado por funcionarios de la Secretaría de Salud.

El comportamiento de los juarenses dio la oportunidad al gobierno de la alcaldía de diferenciarse de los criterios laxos en el ámbito federal: cerró oportunamente los espacios públicos y realizó una intensa campaña de promoción del uso de mascarillas que incluyó a los próceres en esculturas de bronce portando el nasobuco.  

Un ejemplo de la responsabilidad demostrada por los vecinos juarenses fue consignada en la edición de junio de 2020 de Libre en el Sur, referentea que los habitantes de Centro Urbano Presidente Alemán, en su mayoría adultos mayores, habían logrado contener al virus a través de su propia organización comunitaria: Se restringieron los accesos al conjunto y se impidió usar las áreas comunes; se suspendió la instalación del tianguis y de los torneos deportivos. De manera asombrosa, para esa fecha se había dado un solo deceso, sin vacunas y con los hospitales colmados, mientras la tragedia aplastaba la vida en todo el país.

Hasta el pasado 23 de febrero pasado –a un mes de cumplirse dos años del inicio de la contingencia— en Ciudad de México se habían registrado 1,337,824 casos de contagios confirmados (53.10% de hombres y 46.9% de mujeres), así como 41,998 defunciones.

En BJ –donde se tiene un acumulado de 46,700 contagios confirmados— han muerto 1,577 personas, correspondientes al 3.7% del total de fallecimientos. Ello confirma a la demarcación juarense entre las menos golpeadas por el coronavirus, aún cuando en sus colonias vive la mayor proporción de adultos mayores de la capital.

Benito Juárez con tapabocas. Foto: Especial

En el transcurso de estos 24 meses, Libre en el Sur dio cuenta, con un enfoque periodístico diferente, de las vivencias de los capitalinos, a través de series testimoniales publicadas en unos 150 textos.

La primera de dichas series consignó la vida de los juarenses en el primer encierro. Vecinos en cuarentena, se intituló, con la participación de 45 autores, representantes de colonias ubicadas a lo largo y ancho de la demarcación. Le siguieron los relatos de niños sobre su sentir en el enclaustramiento, que fueron publicados con sus propios dibujos, y más tarde sobre sus experiencias de regresar a clases presenciales. Participaron también madres de familia que compartieron sus responsabilidades y sus angustias en el cuidado de sus hijos en medio de la pandemia; y también parejas que hablaron sobre el amor en tiempos del virus. En otro paquete de textos brilló la escritura de periodistas y reporteros de prestigio con sus opiniones, crónicas y, sobre todo, sus experiencias en la cobertura relativa a la peste.

De excepcional manufactura profesional fueron los ensayos de especialistas que hablaron sobre la transformación sufrida en disciplinas como la historia, la danza, la música, el arte, la literatura, la fotografía… Conmovedor resultó el relato del médico Jorge Riancho, el primer testimonio detallado desde el primer frente de batalla contra el coronavirus, el drama vivido en el interior del Hospital de Xola del Seguro Social, en BJ, que solo en la versión en línea ha sido leído por 40 mil personas y compartido por 18 mil.    

“Desde que vi morir a mi padre así, asfixiado, víctima de un bronco espasmo derivado de un enfisema pulmonar muy avanzado, no había vuelto a ver y a percibir tanto sufrimiento antes de morir”, contó Riancho. 

comentarios

Artículos relacionados