Ciudad de México, noviembre 25, 2020 07:39
Libre en el Sur

En San Simón Ticumac, el bazar de los encantos

En nuestra propia delegación Benito Juárez, a unos pasos del mercado de la colonia Portales, existe un lugar destinado a la venta de antigüedades restauradas por jóvenes adictos en proceso de rehabilitación, parte del programa Reto a la Esperanza, que está cumpliendo 20 años en nuestro país. Este es el reportaje que sobre el lugar fue publicado en la edición impresa de Libre en el Sur correspondiente a marzo, que se encuentra en circulación.

Francisco Ortiz Pinchetti

Como en un cuento, imagina que entras a un túnel que te conduce a otra época, hace 40, 50 u 80 años, cuando menos. Así arribas a una espacio amplio, como un galerón, repleto de toda clase de muebles y utensilios domésticos: escritorios, comedores, cafeteras, quinqués, pianos, libreros, sofás, sillas, sillones “tu y yo”, cabeceras, trinchadores, aparadores, fonógrafos, planchas, máquinas de escribir, vajillas, candiles, lámparas… También te topas con una sala llena de cámaras fotográficas y de cine, grabadoras de carrete, proyectores de películas y transparencias. O vitrinas que contienen miniaturas de porcelana, soldaditos de plomo, juguetes de madera, juegos de naipes, dominó, cubilete. Y en un sitio preponderante, un enorme espejo imperio fabricado en Francia en el siglo XIX.

No es un sueño. Se trata de una incursión francamente posible –e inolvidable— por el mundo de antigüedades que guarda el Bazar Reto, ubicado en la colonia San Simón Ticomac, en la delegación Benito Juárez. El producto íntegro de las ventas en esa tienda, y otra similar ubicada en la calle de Tacuba, en el Centro Histórico, se destina a un proyecto de rehabilitación de víctimas de adicciones patrocinado a nivel mundial por la Fundación Esperanza Reto, un sueño –ese si—que inició en España. Prácticamente todos los muebles que ahí se expenden son producto de donaciones, a veces anónimas, y son restaurados de manera sorprendente por los propios jóvenes en rehabilitación, cuya terapia es precisamente esa ocupación.

Entre los objetos que llaman especialmente la atención, además del ya mencionado espejo Imperio, está una cámara fotográfica con tripié de fines del siglo XIX, una masa de juegos elaborada con maderas preciosas y dos refrigeradores a base de hielo de la Cocacola, usuales en los años treintas y cuarentas del siglo pasado, impecable.

Reto es una organización no lucrativa que nació a finales de mayo de 1985 en Cantabria, España. Su origen tuvo lugar cuando el fundador y su familia, que vivían como misioneros en otro país, sembrando la Palabra de Dios entre gente que nunca había escuchado el Evangelio, fueron dirigidos a España donde, sin tener ninguna idea de lo que iba a pasar, se vieron involucrados en ayudar a un joven toxicómano que andaba por las calles, y decidieron recibirle en su casa. Desde ese momento, y por los hechos que siguieron, vieron la necesidad de alquilar la casa que hoy se conoce como Reto 1, ubicada en Santander. Pronto se abrieron otras casas de acogida en Cantabria y en otras provincias españolas. Hoy, hay centros de Reto a la Esperanza en prácticamente todo el mundo, incluido nuestro país.

En México, el Reto fue fundado en 1994, es decir, está por cumplir 20 años. Los centros de rehabilitación que existen en la capital, concretamente en la delegación Benito Juárez, están muy cerca del bazar, en Odesa 402, colonia Portales. Hay una Casa para hombres, con capacidad para 40 personas internadas de manera voluntaria. Y una Casa para mujeres, con capacidad para 30 personas. Además, hay un albergue para matrimonios, en la que pueden hospedarse hasta seis parejas. Ahí mismo están las oficinas de Reto a la Esperanza. Para mayores informes está el teléfono 5672-1450. Hay reuniones públicas de información todos los lunes y miércoles, a las 19:30 horas, y los domingos a las 12:30, en Bélgica 420, también en Portales.

Además del Distrito Federal, este singular proyecto contra las adicciones al alcohol y las drogas está presente, con centros similares a los que hay en la ciudad de México, en Guadalajara, San Luis Potosí, Monterrey, Veracruz, Yautepec, Morelos; Tlaxiaco, Oaxaca, y Villa del Carbón, en el Estado de México. En cualquier caso, lo importante es saber que al adquirir muebles y objetos en el Bazar Reto de San Simón, además de hacerse de una pieza antigua valiosa, estamos contribuyendo a la salvación de muchos jóvenes mexicanos atrapados por las redes de la droga. Y eso, vale la pena. El Bazar está ubicado en Fernando Montes de Oca 385, en San Simón Ticumac.

comentarios

Artículos relacionados