Ciudad de México, octubre 24, 2020 00:38
Cultura Espectáculos Libre en el Sur

Exhibirán la primera peli mexicana de terror, de hace 86 años; desafió a sus restauradores

CLAUDIA PACHECO OCAMPO

Un reto a grandes dimensiones fue la restauración de La Llorona (1933), el primer filme mexicano de terror que dirigió Ramón Peón y que, a 86 años de su estreno, se proyectará el 29 de agosto durante la 18 edición de Macabro, Festival Internacional de Cine de Horror de la Ciudad de México.

La copia que pertenece al Archivo Permanencia Voluntaria a cargo de Viviana García-Besné, fue restaurada con el apoyo de The Academy Film Archive, Cine Fantástico, la Filmoteca de la UNAM y The Hanson Institute.

“La película requirió de una restauración muy intensa y con esmero cuidado. A nosotros llegó como un positivo de 16 mm, el único elemento que existe y que se hallaba en la Filmoteca de la UNAM.

Escena de La llorona. Foto: Especial

 

“Debido a que en su momento se proyectó de manera constante, se dañó mucho, por lo que restaurarla significó todo un desafío que estamos por terminar”, explicó García-Besné en entrevista con Notimex.

La directora de cine y fundadora del Archivo Permanencia Voluntaria explicó que la película se escaneó en la Filmoteca de la UNAM y de ahí se envió a unos laboratorios en San Francisco, California.

“Después hicimos equipo con The Academy Film Archive para rescatarla en la medida de lo posible, pues francamente se encontraba en un estado bastante deteriorado y es importantísima porque se trata de la primera cinta de horror mexicana y sonora que se filmó en 1933”.

La Llorona, cuya duración es de 73 minutos, es protagonizada por Ramón Pereda, Virginia Zurí, Adriana Lamar y Carlos Orellana para narrar el caso de “María”, quien contrae nupcias con un hombre millonario, pero al nacer sus hijos ella se descuida físicamente.

Al observar que su esposo presta más atención a sus dos hijos, decide ahogarlos y luego se suicida. Sin embargo, quedará atrapada entre la vida y la muerte, llorando por ellos.

“Ninguna de las personas que participó en el rodaje o forma parte del elenco, queda viva y lo sé porque los niños que están sentados frente a la mesa, son mis familiares. Ellos son los hijos de los pioneros del cine mexicano y son mis tíos abuelos”.

Viviana García-Besné es nieta de Jorge García-Besné, bisnieta de José Calderón y sobrina de Memo y Perico Calderón, patriarcas de la industria del cine mexicano, a cargo de Azteca Films, Cinematográfica Calderón y Producciones Calderón.

“Antes de pensar en la restauración de La Llorona, hicimos una investigación y el resultado fue fascinante. Uno de los registros que tenemos es que por primera vez se ve un micrófono en una película mexicana, lo cual es un detalle increíble”.

De acuerdo con la cineasta y guionista, el proyecto de restauración de Archivo Permanencia Voluntaria comprende 50 películas mexicanas que continúan en su estado original o cuya restauración estuvo mal elaborada.

Las primeras dos que restauraron fueron: Santo contra cerebro del mal (1958) y Santo contra los hombres infernales (1958), que marcaron el debut cinematográfico de “El Enmascarado de Plata”, así como Carita de cielo (1947), la primera en la que participó la cubana Ninón Sevilla.

“Después nos abocamos a Sombra verde (1954), una película emblemática de la que casi nadie hablaba porque no se conocía y es una de las más importantes de Roberto Gavaldón”.

“Revivirán” filmes legendarios

Este año, además de La Llorona, el Archivo Permanencia Voluntaria restaura La mujer murciélago, de 1968m y en 2020 se dedicarán a Santa, el primer filme sonoro mexicano, y Santa Claus (1959). Se harán en colaboración con la Filmoteca Nacional y con The Academy Film Archive.

“Las restauraciones son carísimas, siempre hay que buscar el dinero fuera de México porque aquí no lo hay. Santa Claus podría tomarnos todo un año porque es un proyecto muy ambicioso y haremos todo lo posible para lograrlo”.

Cuando se tienen todos los recursos, dijo la directora del documental Perdida (2010), la restauración se lleva por lo menos entre seis y ocho meses.

“En nuestro caso, desde que se hace el escáner y vemos que la cinta está completa, le dedicamos un año para verla en grande y que muchos expertos la puedan ir evaluando. Cuando mostramos la proyección de nuestros avances, hay gente que, con su apoyo, contribuye a que terminemos pronto”.

Luego de su presentación el 29 de agosto en el Patio “Octavio Paz” de la Biblioteca de México, como parte de Macabro, Festival Internacional de Cine de Horror de la Ciudad de México, La Lloronase proyectará en la Filmoteca de la UNAM, dentro del programa Arcadia.

Después viajará al Ciclo de Cine Fantástico de El Paso, Texas, y a otras ciudades de Estados Unidos.

NOTIMEX

comentarios

Artículos relacionados