Ciudad de México, noviembre 28, 2022 19:04
Mundo

Muere la reina Isabel II, uno de los grandes personajes de la historia; tenía 96 años

Este año cumplió 70 años de gobernar a la Gran Bretaña, el reinado más largo de la historia británica.

La reina fue un símbolo de estabilidad mientras Gran Bretaña negociaba el fin del imperio, el amanecer de la era de la información y la migración masiva que transformó al país en una sociedad multicultural.

LIBRE EN EL SUR/AGENCIAS

La reina Isabel II de Inglaterra falleció este jueves en Escocia, a los 96 años de edad, luego de   cumplir 70 años en el trono, el reinado británico más largo de la historia.

Una multitud se congregó este jueves bajo la lluvia frente al Palacio de Buckingham, en Londres, después de que los médicos expresaran su preocupación por la salud de la monarca.

“La Reina murió pacíficamente en Balmoral esta tarde”, informó finalmente el Palacio de Buckingham.

La soberana se encontraba actualmente en Balmoral, Escocia. El ahora Rey Carlos, la Reina Consorte Camila y el Príncipe Guillermo viajaron a Balmoral luego de que los médicos informaran del estado de salud de Isabel II.

Apenas el martes presidió la entrega ceremonial del poder a la nueva Primera Ministra, Liz Truss, en su residencia de verano en el Castillo de Balmoral. Pero el miércoles canceló una reunión de su Consejo Privado y le recomendaron descansar.

La muerte de la reina, que el pasado martes recibió a la nueva primera ministra británica, Liz Truss, en Escocia significa que los primeros actos se celebrarán allí, conforme a la llamada operación Unicornio, tras lo cual sus restos mortales serán trasladados a Londres para proceder al funeral del Estado.

Isabel II cumplió siete décadas en el trono este año. En los últimos meses, cedió cada vez más deberes a su heredero e hijo mayor Carlos, y a otros miembros de la familia real.

La Reina asumió el trono en 1952. Carlos encabezará el luto del país como nuevo Rey y Jefe de Estado de 14 reinos de la Commonwealth, informó la BBC.

Carlos, de 73 años, fue el siguiente en la línea de sucesión durante 70 años, el periodo más largo en la historia de la monarquía británica.

Según un ex asesor citado por el diario The Guardian, Carlos “nunca quiso pensar en la adhesión porque significaba la muerte de su madre”.

La reina Isabel nació el 21 de abril de 1926 en Londres, Inglaterra. Su nombre de nacimiento es Elizabeth Alexandra Mary, los cuales le pusieron por su madre (Elizabeth), su bisabuela paterna (reina Alexandra) y abuela paterna (la reina María). Sus padres fueron el rey Jorge VI y la reina Isabel.

Casó el 20 de noviembre de 1947 con el príncipe Felipe, duque de Edimburgo, con quien tuvo cuatro hijos: Eduardo, conde de Wessex; Andrés, duque de York; Ana, princesa real; y Carlos, príncipe de Gales.

La reina Isabel ascendió al trono el 6 de febrero de 1952 luego de que el rey Jorge VI muriera de cáncer de pulmón. Aunque cabe destacar que no fue nombrada heredera natural al trono cuando su tío, el rey Eduardo VII, abdicó, porque existía la posibilidad de un heredero hombre.

Fue el 11 de abril que decretó que ella y sus descendientes seguirían usando el apellido Windsor, adoptado por primera vez por la familia real británica durante la Primera Guerra Mundial.

Su título oficial desde el 26 de marzo de 1953 es: Isabel II, por la Gracia de Dios, del Reino Unido de la Gran Bretaña e Irlanda del Norte y Reina de sus otros Reinos y Territorios, Jefa de la Mancomunidad de Naciones y Defensora de la Fe.

Fue la sexta mujer en ascender al trono británico y la monarca que más tiempo reinó. En 2015 rompió el récord que tenía su tatarabuela, la reina Victoria, quien duró en el trono 63 años y siete meses.

Desde que asumió el trono tras la muerte de su padre el 6 de febrero de 1952, la reina Isabel II, fue un símbolo de estabilidad mientras Gran Bretaña negociaba el fin del imperio, el amanecer de la era de la información y la migración masiva que transformó al país en una sociedad multicultural.

A lo largo de su mandato, la Reina también creo un vínculo con el pueblo de Gran Bretaña a través de una serie aparentemente interminable de apariciones públicas inaugurando bibliotecas, hospitales y otorgando honores a ciudadanos merecedores.

“No tengo conocimiento preciso de su estado de salud, pero tengo la sensación de que, de alguna forma, podríamos estar preparados para algo”, dijo Deborah Langton, de 67 años, una traductora semiretirada, afuera del Palacio de Buckingham. “Si este es el final, creo que será muy triste para mucha gente”

Compartir

comentarios

Artículos relacionadas