Ciudad de México, octubre 28, 2020 15:10
Cultura

‘No hay futuro posible’: Teatro… ¡por teléfono!

El teléfono de casa resulta casi ajeno para generaciones más jóvenes y utilizarlo como medio implica, en sí mismo, realizar un viaje al pasado

STAFF / LIBRE EN EL SUR

Poder escuchar una obra de teatro a tráves de llamadas telefónicas? ¿Quieres saber más? En No hay futuro posible. Proyecto de teatro telefónico sobre el fin del mundo, un proyecto de teatro telefónico, cuatro actrices de diferentes latitudes, México, Argentina, Chile y Puerto Rico, entablarán una conversación telefónica, uno a uno, con el espectador para crear puentes entre el presente y el futuro.

Las llamadas tendrán lugar del 8 al 29 de junio en los siguientes horarios: 12:00 / 1:00 pm / 2:00pm / 3:00pm / 4:00 pm. La gente podrá escuchar los registros que se subirán semanalmente de cada capítulo, en la página de Teatro UNAM.

CulturaUNAM a través de la Dirección de Teatro, Las Desconocidas y la Compañía Pentimento presentan No hay futuro posible, una que parte de la idea original, la escritura y dirección de Isabel Toledo, con las actuaciones de Manuela Méndez (Argentina), Vianka Alejandro (Puerto Rico), María Olga Delos (Chile) e Itzel Aparicio (México).

El día de la función, una de las actrices realizará la llamada, y en la conversación se entretejerá el texto ficcional de la puesta con el presente del espectador. Cada semana será un capítulo diferente:

Capítulo I: El teléfono baila

Capítulo II: Publicitando azúcar

Capítulo III: El último perro del planeta Tierra

Capítulo IV: La fiesta del fin del mundo

 

Sobre No hay futuro posible su creadora y directora, Isabel Toledo, explica que “es el resultado de una investigación sobre la idea de futuro en nuestra generación y una visible apatía generalizada frente a toda perspectiva venidera.”

También explicó que la decisión de utilizar el teléfono de casa como dispositivo, surge de su interés como compañía por recuperar medios de comunicación que están en desuso para establecer un vínculo con el espectador y generar un acontecimiento performático: “El teléfono de casa resulta casi ajeno para generaciones más jóvenes y utilizarlo como medio implica, en sí mismo, realizar un viaje al pasado”, dijo.

El trabajar con actrices pertenecientes a distintos países de habla hispana, señala Isabel Toledo, “México, Argentina, Chile y Puerto Rico, han permitido construir puentes culturales con los espectadores y potenciar lo extraordinario del encuentro.

La creadora también relató que la dramaturgia de la obra fue escrita a partir de un laboratorio de creación con las actrices; cada capítulo de la historia, conducido por cada una de ellas, entremezcla relatos documentales de sus propios contextos.

“Nuestro interés principal”, afirma Isabel, “radica en construir espacios en los que podamos reencontrarnos, en borrar las distancias, en valorar el instante.”

El proyecto ha tenido dos versiones: la primera tuvo lugar en la Ciudad de Buenos Aires, Argentina en 2015. Los espectadores se encontraban en México y Argentina. La segunda versión se llevó a cabo en el Museo Universitario del Chopo de la Ciudad de México en el 2017 dentro del marco de una residencia artística, cuyos espectadores fueron habitantes de la CDMX, en su mayoría vecinos de la colonia Santa María La Ribera.

Concepto, escritura y dirección, Isabel Toledo; Asistencia de dirección, Itzel Aparicio; Producción, Compañía Pentimento y Las Desconocidas; Dispositivo sonoro, Horacio Romo Mercado; y Música, Hernaldo Núñez. Este proyecto fue realizado con el apoyo de la Residencia de Artes Vivas del Museo Universitario del Chopo (2017).

comentarios

Artículos relacionados