Ciudad de México, abril 13, 2021 09:37
Elecciones 2021

Pone a la familia Laura de Luna, candidata del PES a diputada de BJ, en el centro de remedios sociales

STAFF / LIBRE EN EL SUR 

Para Laura de Luna, la candidata del Partido Encuentro Solidario (PES) a la diputación local de Benito Juárez, la familia es el punto de partida de cualquier cambio social, pues sus valores son la herramienta con la que se auspicia la solidaridad, el respeto, la no violencia. En sentido opuesto, la abogada de 49 años de edad sostiene que la violencia intrafamiliar representa la mayor calamidad para la sociedad.

Esas premisas son las que la han motivado a participar en la vida pública, al pretender llegar al Congreso local para desde ahí impulsar reformas en apoyo de la familia y la niñez. Comparte que ella se divorció hace diez años pero que sin embargo sus hijas han podido crecer en paz y armonía familiar; esa experiencia es la que quiere difundir primero entre los juarenses, al solicitarles su voto, y luego entre los capitalinos a través de una gestión legislativa que procure por ejemplo mejores procesos judiciales en materia familiar, que sean “verdaderamente de mediación”, así como que los centros de convivencia del Tribunal sean más tranquilos y adecuados para reencontrar a padres e hijos.

Por supuesto que para ella también es importante y urgente fomentar servicios de educación formal, deporte y salud, y por tanto participar en la solución de los problemas de la ciudad y de “mi querida alcaldía Benito Juárez”. Pero, insiste, es indispensable poner atención en las “guerras” que se viven al interior de las familias y cómo los niños son utilizados como “carne de cañón”.

Egresada de Universidad La Salle, de formación católica, vecina de los linderos de las colonias Del Valle y Narvarte, justo ahí donde está el túnel de las jacarandas, ha participado en programas de radio sobre la difusión de dichos valores y como asesora en temas religiosos, y recorrido las colonias de la BJ realizando actividades relativas en parroquias y espacios públicos. Incluso, durante los últimos siete u ocho años ha combinado su actividad litigante –una tradición familiar— con el canto en iglesias, como parte de un dueto. Para ella incluso temas tan complejos y controversiales como el del aborto tienen su fundamento en la familia. Lo más fácil del asunto, estima, está en legislarlo, lo más difícil es darle solución.

“Es mi interés poder apoyar a la familia y a la niñez para que se acabe la violencia intrafamiliar y contra las mujeres”, sintetiza.

comentarios

Artículos relacionados