Ciudad de México, diciembre 2, 2020 09:30
Libre en el Sur

Alertan sobre retiro de sellos en obra de Algeciras 83; apoyan candidatos del PRI a vecinos de Insurgentes Mixcoac

A las movilizaciones vecinales por irregularidades en obras como la Ciudad Progresiva, en Xoco, y Millet 39, en Extremadura Insurgentes, se suma la alerta del Comité Ciudadano de la colonia Insurgentes Mixcoac sobre el inminente retiro de los sellos de suspensión de una obra de construcción en Algeciras 83, donde fue intervenida una casona del siglo 19 catalogada por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), a fin de integrarla a un edificio de departamentos.

Por lo pronto, los vecinos que han denunciado presuntas irregularidades en seis obras, entre ellas la de Algeciras, recibieron esta tarde el apoyo de los candidatos priístas a diputados federal por el distrito 15 y local por el distrito 20, José Luis Matabuena y Orlando Michel, respectivamente, y se comprometieron a acompañarlos en las acciones que realicen para impedir los abusos. “Aquí vemos cómo una vez más se impone el dinero”, denunció Matabuena durante un recorrido por la colonia, en que también pudieron constatar la situación irregular de construcciones que se siguen edificando sin restricción en los predios de Goya 31 y Poussin 21. “Las autoridades deben recordar que están de paso y que dejan los problemas a los vecinos; gobernar es servir y no servirse”, asentó.

Matabuena anunció ahí mismo un compromiso de campaña: Realizar desde la Cámara de Diputados las gestiones necesarias “para auditar a todas y cada una de las construcciones en la delegación Benito Juárez”, además de impulsar una legislación que obligue a las autoridades a consultar a los vecinos sobre cualquier obra nueva en la ciudad, con carácter vinculatorio, de tal forma que se convierta en requisito obligatorio para llevarla a cabo. Orlando Michel también se comprometió a impulsar esa propuesta desde la Asamblea Legislativa y consideró “aberrante la impunidad con la que operan las autoridades del Gobierno del Distrito Federal y de la Delegación”.

“Es un descaro –acusó el candidato por el distrito 20, que abarca la parte poniente de la DBJ y una parte de Álvaro Obregón– que a cambio de una mordida se permitan este tipo de construcciones afectando el entorno y la calidad de vida de los vecinos. Esto es ejemplo de un fenómeno que no solamente se manifiesta en esta colonia, sino que se esta generalizando en toda la Delegación”. Y reconoció el activismo de los vecinos de la delegación Benito Juárez, ya que “gracias a su unidad y liderazgo han logrado frenar y evidenciar la impunidad, corrupción y opacidad con que operan las autoridades”.

Desde septiembre pasado se hizo manifiesta la molestia de los vecinos por la obra de Algeciras, cuando tanto la asociación de vecinos de la Plaza Jaúregui como el Comité Ciudadano sumaron esfuerzos para frenar la obra que, afirman, traerá problemas viales (la calle mide poco más de siete metros de ancho y es cerrada) y alterará la zona patrimonial que es la colonia, pues en ella se encuentran verdaderas joyas históricas, como las casas antiguas que ocupa la Universidad Panamericana, el templo de Santo Domingo de Guzmán, con su tesoro en oro que es la capilla de Nuestra Señora del Rayo, y la Casa de Cultura Juan Rulfo, que fue sede del viejo Ayuntamiento de Mixcoac.

Sandra Castellanos, coordinadora interna del Comité Ciudadano, entregó entonces al delegado Mario Palacios una misiva en la que argumentó que tal obra “no cumple con las normas oficiales establecidas, por ser un inmueble ubicado en un área de conservación patrimonial en la cual únicamente está permitido una construcción de tres niveles, con un área libre de 30 por ciento y una superficie máxima de construcción de 1642 metros cuadrados”. Más de tres meses después la edificación de cinco niveles fue suspendida por la DBJ. Pero ahora la lideresa ha sido informada de que se pretende retirar los sellos de la fachada, como ocurrió recientemente con el emblemático caso de Millet 39, en Extremadura, que derivó en una intensa movilización vecinal y la consecuente clausura del inmueble por parte de la Procuraduría capitalina. (En la foto, obra de Goya 31, hoy)

comentarios

Artículos relacionados