Ciudad de México, junio 20, 2024 07:35
Sociedad

Aprovechan ciberdelincuentes la temporada vacacional para realizar estafas digitales

Ninguna oferta en internet es tan buena para ser verdad, si los precios son exageradamente baratos o descuentos fuera de lo común, lo mejor es no abrir ningún enlace.

Datos de Kaspersky hen revelado que el sector turístico turístico en México puede llegar a dejar una derrama económica de más de 700 mil millones de pesos durante la etapa vacacional. En ese sentido, la propia compañía de ciberseguridad destacó que los piratas informáticos aprovechan esos momentos para realizar fraudes por Internet.

Además, la empresa de ciberseguridad sostiene que, cuando las personas están buscando viajar, los ciberdelincuentes lanzan ofertas, desde paquetes vacaciones, hasta vuelos redondos baratos. Todo con la única finalidad de hacer caer a los usuarios en sus trampas de phishing, las cuales suelen estar bien elaboradas para engañar a las personas.

Un ejemplo de ello, es cuando utilizan páginas con logotipos clonados de aerolíneas famosas, envían documentos reales como tickets o facturas que “avalan” el pago de los usuarios. Sin embargo, en lugar de entregar los boletos de vuelo o confirmar las reservaciones, roban el dinero, venden los datos bancarios o personales en la dark web y desaparecen.

Igualmente, los ciberdelincuentes emplean la trampa de “alojamientos fantasma”; es decir, crean plataformas o sitios web falsos para anunciar alquileres vacacionales a precios muy bajos. Los estafadores lanzan anuncios atractivos, fotos llamativas, para atraer a los usuarios, pero una vez hecha la reservación y enviado el pago, resulta ser inexistente este alojamiento.

De la misma manera, usan las estafas de hoteles al imitar plataformas legítimas de reserva de hoteles, estos sitios suelen pedir a los usuarios iniciar sesión en cuentas de Facebook o Google. Una vez hecho esto, tienen acceso a los perfiles de redes sociales, correo electrónico de las víctimas, a fin de robar la identidad, realizar transacciones no autorizadas u otra actividad maliciosa.

Lo primero es entender que ninguna oferta en internet es tan buena para ser verdad, si los precios son exageradamente baratos o descuentos fuera de lo común, lo mejor es no abrir ningún enlace.

Esa suele ser la primera señal cuando se trata de un fraude y no de una oferta legal de aerolíneas, hoteles o sitios que venden paquetes vacacionales. También es importante tomar en cuenta que los sitios web desconocidos o sospechosos habitualmente solicitan información personal excesiva.

Cuando exista una oferta de con precios muy bajos, lo segundo es verificar la autenticidad del sitio web. Esto se puede hacer de una manera sencilla, ver si en la parte superior de la barra de título hay un candado, además revisar si hay algún error ortográfico.

Compartir

comentarios

Artículos relacionadas