Ciudad de México, diciembre 4, 2020 04:51
Salud

Diagnóstico oportuno cambia la realidad de pacientes con cáncer de próstata

De acuerdo con el Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), en México el cáncer de próstata representa la primera causa de cáncer y de mortalidad por esta enfermedad en hombres. A pesar de que la incidencia de este padecimiento es tres veces menor si se compara con Estados Unidos, la mortalidad es prácticamente la misma: 11.3 contra 9.8 muertes por cada cien mil hombres.

En 2018 más de 25 mil hombres fueron diagnosticados en México con esta enfermedad, de los cuales el 70 por ciento se encontraba en etapa avanzada, por ello, expertos en salud impulsan la prevención mediante campañas en función de lograr un diagnóstico temprano.

El cáncer de próstata es una enfermedad la cual aparece generalmente a partir de los 50 años y su pico máximo es después de los 65. Según el INSP, a nivel mundial este tipo de cáncer es la segunda causa de cáncer y la quinta de muerte por cáncer en hombres.

Ante este panorama, Janssen, grupo de compañías farmacéuticas de Johnson & Johnson, llevará a cabo una campaña de comunicación orientada a seguir generando conciencia sobre la importancia del diagnóstico oportuno y contribuir a vencer los estigmas en torno a este padecimiento. Esto será a través del perfil de Facebook Mil Luchas Contra el Cáncer de Próstata.

“A través de nuestras redes sociales estaremos compartiendo información de utilidad para las familias mexicanas, ya que es importante que, a pesar de la situación que enfrentamos por la presencia del Covid-19, los hombres acudan con especialistas para una detección oportuna y, sobre todo que quienes ya cuentan con tratamiento no lo dejen”, afirmó Mauricio Marín y Kall, gerente de comunicación, asuntos públicos y patient advocacy en Janssen México en un comunicado enviado a NotiPress.

La Secretaría de Salud Federal señala, anualmente casi 7 mil hombres fallecen a raíz del cáncer de próstata, lo que posiciona a este padecimiento como un grave problema de salud pública. Actualmente el cáncer de próstata se ha convertido en la primera causa de muerte en hombres por cáncer, alcanzando incluso un número superior a los casos de cáncer de mama en mujeres.

María Teresa Bourlon, oncóloga médica adscrita al servicio de Hemato-Oncología del INCMNSZ, comentó que uno de los retos para revertir estas cifras es vencer las cuestiones culturares sobre el temor a someterse a un tacto rectal, una de las pruebas diagnósticas más importantes para sospechar de este padecimiento.

“El estigma sobre esta prueba es que los hombres piensan que puede haber consecuencias en la capacidad eréctil o incluso poner su hombría en tela de juicio; tenemos que crear conciencia sobre la importancia de diagnosticar el cáncer cuando se encuentre en etapas iniciales, ya que en la mayoría de los casos no existen signos o síntomas que puedan dar algún indicio de la enfermedad”, destacó.

Bourlon afirmó, con esta prueba diagnóstica es posible conocer el tamaño, la forma y la consistencia de la próstata, para detectar algún tumor importante que pudiera significar la presencia del cáncer, es necesario que a partir de los 45 años (o 40, si hay historia de este cáncer en la familia directa) se programen revisiones al menos una vez al año.

Sobre la prueba de antígeno prostático específico (APE) apuntó, se trata de una medición en sangre de los niveles de una proteína producida por la próstata, cuyo incremento en algunas ocasiones puede deberse al cáncer. La medición del APE es un complemento al tacto rectal, y su interpretación siempre debe hacerse bajo la supervisión de un médico, ya que hay otras causas no cancerígenas que lo pueden elevar.

Asimismo, el dr. José Regalado, gerente médico para oncología de Janssen México, explicó que al menos un millón 500 mil personas con diversos padecimientos, entre ellos el cáncer, han dejado de acudir a atención hospitalaria y consultas médicas durante la primera mitad de 2020 por miedo al contagio de Covid-19, y los tratamientos relacionados con el cáncer de próstata han disminuido hasta un 60 por ciento, provocando que la enfermedad se desarrolle más rápido y poniendo en riesgo la salud de los pacientes.

NOTIPRESS

comentarios

Artículos relacionados