Ciudad de México, mayo 24, 2024 19:30
Ciudad de México

Insiste Claudia con nuevo ahuehuete, pese al fracaso del que se le secó

La madrugada del viernes pasado fue trasplantado el nuevo ejemplar, con todas las atenciones.

El primer ahuehuete, sembrado el 5 de junio de 2022, no se aclimató ni tuvo los cuidados debidos para su sobrevivencia y acabó por secarse a finales del año pasado, según dictaminaron especialistas independientes.

STAFF/LIBRE EN EL SUR

Luego del fracaso sufrido con el ahuehuete que sustituyó a la Palma centenaria del Paseo de la Reforma, que aunque loa autoridades lo negaron reiteradamente no logró aclimatarse y se secó y fue retirado en junio pasado, el gobierno de Ciudad de México insiste con un nuevo ejemplar de la misma especie.

Durante la madrugada del viernes pasado, un grupo de especialistas plantó un nuevo árbol de ahuehuete en la Glorieta del Paseo de la Reforma para sustituir al primero, que no logró adaptarse al lugar y fue retirado el pasado 11 de marzo; las autoridades pidieron a la gente respetar el espacio para no afectar el desarrollo del espécimen de 20 años de edad y 12 metros de alto.

En su cuenta de Twitter, la Secretaría de Medio Ambiente (Sedema) del gobierno capitalino anunció la llegada del nuevo ejemplar: “Este #FelizViernes el grupo de expertos conformado por viveristas, instituciones académicas y de la sociedad civil plantaron un ahuehuete donado por los Viveros Regionales y Vivero Los Encinos, en la Glorieta de Paseo de la Reforma”.

El gerente de Viveros Regionales y Vivero Los Encinos, Adrián Cavazos, ingeniero agrobiotecnólogo, detalló: “Este árbol llegó el año pasado, en 2022, y se le hizo un proceso en donde se agrandó un poco más el cepellón para tener mayor capacidad de raíces y llegamos a un tamaño de dos metros con 35 centímetros de ancho, con eso logramos tener mayor absorción de nutrientes y de agua”.

El especialista detalló que el nuevo árbol fue trasladado sin inconvenientes desde el Vivero Nezahualcóyotl, ubicado en la alcaldía Xochimilco. “Estamos aquí este grupo de expertos y el ahuehuete está bastante bien, no se maltrató ninguna parte de su cepellón, ni sus ramas, está todo bien”, dijo.

El primer ahuehuete, trasplantado el 5 de junio de 2022 luego de una “consulta” ciudadana para determinar qué especie debería sustituir a la emblemática Palma en su glorieta de Reforma y Niza, resultó un fracaso, pues el árbol acabó por secarse en la glorieta.

Las autoridades capitalinas desoyeron las advertencias de los expertos sobre la inviabilidad de que un ahuehuete pueda sobrevivir en un ambiente como el del Paseo de la Reforma, por el que circulan millares de autos todos los días, sin las posibilidades indispensables para su correcta irrigación.

Lejos de aceptarlo, el gobierno recurrió a diferentes pretextos para tratar de encubrir su ineficacia. Primeo se atributó al “esteres” que causó al árbol su traslado; luego, a un auto que trepó a la glorieta sin siquiera tocarlo; después, a las condiciones climatológicas poco favorables.

Efectivamente, el árbol no se aclimató ni tuvo los cuidados debidos para su sobrevivencia y acabó por secarse a finales del año pasado, según dictaminaron especialistas independientes.

Sin embargo,  la jefa de Gobierno de la capital, Claudia Sheinbaum Pardo, se empecinó en negarlo y aseguró que el árbol seguía vivo y retoñaría al llegar la primavera, lo que nunca ocurrió. Pese a la evidencia de su muerte, el árbol fue mantenido hasta que en marzo pasado se aceptó su traslado, supuestamente para su recuperación.

Luego del trasplante del nuevo árbol, el biólogo  Édgar Ojeda, especialista certificado de la Sociedad Internacional de Arboristas, mencionó que el ahuehuete tiene nuevas raíces y que se le aplicarán hormonas de crecimiento y aminoácidos para ayudarlo a pasar la etapa de plantación.

El biólogo Saúl Germán Segura Burciaga destacó que el árbol es uno de los 124 ahuehuetes que los Viveros Regionales y Vivero Los Encinos donaron a la ciudad. Agregó que la plantación se realiza al inicio de la temporada de lluvias, aunque también se estableció un sistema de riego.

Respecto a las vallas que se instalaron alrededor de la Glorieta para limitar el paso de personas y autos, añadió: “Se va a mantener el cerco por lo menos hasta que pase la temporada de frío, entre marzo o abril del año que viene, para asegurar que se establezca”.

De paso, pidió a las personas que “respeten y cuiden las plantas que se colocarán en la Glorieta, una vez abierto para su disfrute”.

Óscar Jiménez León, arquitecto paisajista de la empresa Jardines de México, habló de las modificaciones hechas al lugar: “Ya se hicieron varias labores de incorporación de suelo, de riego e iluminación que finalmente es un complemento para la vista de la glorieta y para la estabilidad del ahuehuete”.

Destacó que el trabajar con plantas, con seres vivos “es muy importante para todos, el tema de respeto y cuidado se tiene que volver un valor muy grande para todos. Poner un jardín no es nada más poner plantas, sino generar espacios que, en este caso, será un santuario para los polinizadores”.

Compartir

comentarios

Artículos relacionadas