Ciudad de México, octubre 27, 2020 02:06
Violencia

Parque Hundido… ¡e inundado!; ahora sin reloj, sin bandera, sin fuentes, sin pista, sin luminarias…

A casi un año de que el jefe delegacional en Benito Juárez, Jorge Romero Herrera, anunció el “rescate integral” del Parque Hundido, lo que incluiría restauración de jardines, reproducciones arqueológicas y andadores, instalación de luminarias y construcción de una pista para corredores y un área especial para perros, el emblemático jardín de la colonia Extremadura Insurgentes vive uno de los más lamentables momentos de su historia.

En efecto, la bandera monumental que se desgarró ¡oootra vez! hace una semana no ha sido repuesta; el reloj floral sigue sin funcionar, más de ocho meses después de haber sido supuestamente reparado con un gasto de 235 mil pesos; las fuentes de la plaza central, restauradas hace apenas tres meses por el gobierno del DF, están otra vez inservibles, anegadas de aguas verdosas en las que se “bañan” los perros; la falta de luminarias continúa y el parque “Luis G. Urbina” –como es su nombre oficial—se convierte por las noches en una peligrosa, oscura cueva de lobos; las áreas jardineadas están maltrechas como nunca, a pesar de que las lluvias mitigan en parte la falta de riego, las réplicas de monolitos prehispánicos están totalmente deterioradas y los andadores se anegan, otra vez, apenas hay una precipitación pluvial, lo que obliga a los corredores, paseantes o simples transeúntes a ir brincando charcos o a pasar por las áreas supuestamente empastadas y formar en su lugar tremendos lodazales (foto).

El pasado 24 de julio, el panista Romero Herrera aseguró al diario Reforma y otros medios de comunicación que además de la reparación del reloj floral –que llevaba entonces un año sin funcionar—se tenía planeada una restauración integral del Parque Hundido, que incluía la instalación de 150 luminarias, remozamiento de áreas verdes, Internet gratuita, área para perros y la construcción de una pista de arcilla para los corredores. Dijo que se invertirían alrededor de 800 mil pesos (Excélsior, 25 de julio de 2013).

Nada de eso se ha hecho.

Nunca lograron poner a tiempo el famoso reloj floral, cuya carátula de 10 metros de diámetro es la segunda más grande del mundo. Primero se atrasaba y luego se adelantaba; hasta que el personal de la Delegación optó por dejarlo sin funcional y así permanece desde hace tres semanas, marcando las 10:35 horas. La bandera monumental, a la que no se le da ningún mantenimiento ni cuidado, se rasgó nuevamente y se rompió, de modo que el pliego de color rojo cayó justo sobre la carátula del reloj. Pasaron ya ocho días sin que el Lábaro Patrio se haya repuesto. Las fuentes recién restauradas están sin funcionar desde hace dos meses (de hecho funcionaron sólo un par de semanas). La falta de desagüe provoca además que los andadores se inunden con el agua de la lluvia en diversos puntos.

En 2007, la Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial del D.F (PAOT) emitió una recomendación a la delegación Benito Juárez, entonces encabezada por el también panista Germán de la Garza Estrada, en la que enlistaba una serie de medidas urgentes para rescatar, sanear y preservar al Parque Hundido como un bien patrimonial de la demarcación y de la ciudad. Entre esas recomendaciones estaba la construcción de un sistema de drenaje que permitiera sacar el agua de lluvia de sus andadores para evitar los encharcamientos. De la Garza Estrada sólo simuló un “plan de rescate” y mandó editar un tríptico para presumirlo, pero en realidad nada se ejecutó. El resultado está a la vista. Y cualquiera puede comprobarlo.

Al principio de la administración de Mario Palacios (2009-2012), otro delegado panista, se construyeron al aventón dos resumideros que nunca funcionaron y que hoy sólo agravan la situación, pues el declive que se hizo hoy sirve como “alberca” para las aguas pluviales, que podrían aprovecharse.

comentarios

Artículos relacionados