Ciudad de México, junio 24, 2021 17:45
Libre en el Sur

Por la transparencia en Benito juárez

Cuando no existen convicciones sociales e ideológicas, no se puede hacer política. Igualmente, cuando no hay transparencia en lo que se realiza, un político no puede ser un servidor público. La delegación Benito Juárez, por sus características, tiene muchos aspirantes para ocupar el puesto de jefe Delegacional en el 2012; sin embargo, estos deberán tomar en cuenta que a la ciudadanía en esta demarcación no se le podrá volver a engañar con discursos ni promesas irrealizables.

Las últimas administraciones en Benito Juárez se han distinguido por su falta de transparencia y rendición de cuentas pero sobre todo por la ausencia de la ética más elemental que debe tener todo político no sólo como funcionario público, sino como luchador social. En esta demarcación, durante varios años la corrupción ha estado presente, sobre todo en el rubro de la construcción, por ejemplo, en el caso de las violaciones a las normas de uso de suelo que es cosa cotidiana. La tolerancia de las autoridades ha propiciado que en esta demarcación se edifiquen condominios sin respeto alguno a las normas. Desde hace diez años se viene edificando sin los servicios indispensables, como la falta de estacionamientos, drenaje y agua potable.

Aún cuando se establece que se construyan edificios hasta de cuatro pisos, pero la tolerancia o bien, las prácticas de corrupción por parte de las autoridades propician la instalación de más pisos. En estas acciones de violación de uso de suelo también participan las empresas inmobiliarias. Ante esta realidad, los habitantes de Benito Juárez, hoy reclaman mayor democracia a través de la Ley de Participación Ciudadana, que a pesar de las limitaciones que esta tiene, representa una oportunidad para ser escuchados y atendidos.

Esta Ley fue creada para beneficiar a los ciudadanos en sus demandas, que son muchas y no para ser utilizada como bandera por los partidos políticos y los funcionarios están obligados a escuchar la problemática de la gente sobre seguridad, salud empleo y demás servicios en sus colonias, barrios, unidades habitacionales y pueblos de esta ciudad.

Con todo ello, quien aspire por Benito Juárez, en el 2012, para conseguir el voto de los habitantes, debe demostrar con hechos que está comprometido con una democracia más participativa, que tiene un proyecto viable y de acuerdo a las necesidades de sus habitantes, pero sobre todo, un proyecto apegado a la transparencia y a la rendición de cuentas, porque un político que no se conduce con transparencia y ética, sólo puede aspirar a ser un buen negociante y la ciudadanía lo que requiere es un buen servidor público, comprometido con los vecinos, que viva, conozca y padezca los problemas de la demarcación.

comentarios

Artículos relacionados