Ciudad de México, octubre 21, 2020 09:04
Libre en el Sur

Pretenden Liverpool y Galerías Insurgentes nuevo ecocidio en el barrio Actipan de Benito Juárez

Por Lucio Ricco Flores (*)

La zona centro-sur de la Ciudad de México ha sufrido en los últimos lustros un acoso inmobiliario y ha sido objeto de obras absurdas e irracionales. Este proceso se ha acelerado durante la gestión del doctor Miguel Ángel Mancera Espinosa. Al respecto señalamos el conflicto socioambiental ya producido por el arboricidio del deprimido de Río Mixcoac, con el derribo de más de 800 individuos arbóreos, incluyendo varias especies protegidas por la ley. A ello se agrega la amenaza que se cierne sobre Barranca del Muerto con el derribo de más de 231 árboles de 17 especies nativas y exóticas en distintas etapas dasonómicas, también árboles con estatus de protección y en buen estado de salud fitosanitario.

El Barrio Actipan, en la colonia del Valle, y las Colonias adyacentes, Acacias, Crédito Constructor, San José Insurgentes; carecen de espacios abiertos y más aún de áreas verdes públicas. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda una superficie mínima de nueve metros cuadrados por habitante para la salud física y emocional de los habitantes urbanos; en la zona en cuestión, la superficie es de cero metros cuadrados por habitante. La amigable Inmobiliaria Floreal S.A. de C.V., la empresa socialmente responsable Liverpool y la ecológica empresa Galerías Insurgentes, han adquirido por remate judicial e intestados; es decir, por especulación, los predios que conforman hoy Oso #51, logrando con la complacencia de los distintos niveles de gobierno de la Ciudad de México el cambio de uso de suelo; de habitacional a comercial. En este predio de 5,750 metros cuadrados se proyecta construir 2,750 cajones de estacionamiento, nueve cines y la expansión de la tienda Liverpool acompañado de franquicias y de distintos giros comerciales. Este hacinamiento inmobiliario comercial ya no lo soporta la zona y tememos por el desplome de edificaciones y fracturas del suelo arcilloso esponjoso y de los depósitos de aluviales; más un incremento considerable del deterioro de las condiciones de vida para esta parte de la Ciudad, que se extiende a todo el otrora Distrito Federal.

Es paradójico que la construcción de vías rápidas reduzca la velocidad vehicular e incremente el tráfico. En nuestro caso el incremento vehicular ha convertido a la avenida Insurgentes, Río Mixcoac, Revolución, Patriotismo, Barranca del Muerto, Félix Cuevas, avenida Universidad, en verdaderos estacionamientos debido a las obras públicas de larga duración y sin efectos remediales; sin incluir las estrechas calles y callejones de los barrios y colonias que conforman esta estratégica zona. La falta de agua potable y saturación del drenaje ya es un problema; más la imposición de un estilo de vida ajeno a la idiosincrasia del habitante promedio de la Ciudad de México.

Esta política autoritaria está provocando despojo y privatización de la plusvalía social. Al respecto le hemos solicitado al fefe de Gobierno y actual directivo del Grupo de Liderazgo de Ciudades contra el Cambio Climático C40, Miguel Ángel Mancera Espinosa que en beneficio de la Ciudad de México declare Oso 51 patrimonio socio – ambiental, a fin de poder amortiguar y mitigar los impactos negativos en lo ambiental y lo urbano, en lo fundamental por el arboricidio cometido en el deprimido de Río Mixcoac y lo que viene en Barranca del Muerto. A cinco meses de haber realizado esta solicitud ciudadana con más de mil firmas, no hemos recibido ninguna respuesta. La única comunicación es por parte de la Secretaría de Medio Ambiente (Sedema) del Gobierno de la Ciudad, que autoriza el derribo de 85 árboles maduros y sanos fitosanitariamente, algunos de más de 80 años y con especies protegidas, entre ellos individuo como fresnos catalogados como árboles notables, por sólo $447,000.00 por toda esta masa biótica; por a la presión ciudadana esto se ha frenado.

Esta arboleda añosa conforma un pulmón que durante décadas ha logrado tener servicios ambientales excepcionales, gracias a la no intervención del gobierno. De igual forma le hemos solicitado a los empresarios en un primer momento que modificaran su proyecto y ante el silencio exigimos que se haga una donación filantrópica a la ciudadanía que tanto les consume. La empresa Liverpool ha sido beneficiada de manera preferencial por el Gobierno de la Ciudad al otorgarle una entrada de la Línea 12 del Metro directamente a su almacén y al concederle todos los permisos para la realización de su proyecto ecocida.)

(*) Es vecino y activista del barrio de Actipan.

comentarios

Artículos relacionados