Ciudad de México, septiembre 26, 2022 14:48
Economía

Sube Banco de México otro medio punto a tasa de referencia, que queda en 6%

Explica el banco central que la inflación global siguió aumentando, presionada por los cuellos de botella en la producción, la recomposición del gasto hacia mercancías, los elevados precios de alimentos y energéticos, así como la recuperación de algunos servicios.

STAFFO/LIBRE EN EL SUR

La Junta de Gobierno del Banco de México (Banxico), elevó este jueves  en 50 puntos base la tasa de referencia, para colocarla a  un nivel de 6 por ciento, como medida para contrarrestar los altos niveles de la inflación.

Ésta es la segunda alza de 50 puntos base que el banco central realiza a su Tasa de Interés Interbancaria de manera consecutiva y la primera  con Victoria Rodríguez Ceja al frente de la Institución.

Al hacer el anuncio de su decisión, Banxico señaló que las presiones inflacionarias han sido de magnitud y duración mayor a la anticipada. Mencionó  que la inflación global siguió aumentando, presionada por los cuellos de botella en la producción, la recomposición del gasto hacia mercancías, los elevados precios de alimentos y energéticos, así como la recuperación de algunos servicios.

“Las presiones inflacionarias globales e internas continúan afectando a la inflación anual general y subyacente”, explicó.

El banco central recordó  que la expectativa para la tasa promedio de la inflación general durante el primer trimestre del año aumentó de 6.7 a 6.9 por ciento y para los últimos tres meses del año se incrementó de 3.5 a 4 por ciento.

Además, ya no estima que la inflación general converja en la meta puntual de 3 por ciento en el cuarto trimestre de 2023, como proyectó en diciembre pasado, pues elevó su tasa promedio de 3 a 3.1 por ciento.

En cuanto a la inflación subyacente, el pronóstico del primer trimestre del año se elevó de 6.2 a 6.4 por ciento y de 4.1 a 4.3 por ciento para octubre-diciembre. Entre los riesgos al alza para dichas previsiones, Banxico destaca las presiones inflacionarias externas; presiones de costos; persistencia de la inflación subyacente en niveles elevados; depreciación cambiaria; y aumentos de precios agropecuarios y energéticos.

Los factores que podrían incidir en riesgos a la baja se encuentran un efecto mayor al esperado de la brecha negativa del producto; medidas de distanciamiento social; y la apreciación cambiaria.

Si bien la inflación en enero pasado se desaceleró de 7.36 a 7.07 por ciento anual, el índice subyacente ha seguido en aumento y acumuló 14 meses consecutivos al alza, lo que ha complicado que la inflación converja en el objetivo de 3 por ciento del banco central. El componente subyacente -considerado un mejor parámetro para proyectar la inflación a largo plazo- se ubicó en 6.21 por ciento anual durante el primer mes del año, su mayor lectura desde septiembre de 2001.

Compartir

comentarios

Artículos relacionadas