Ciudad de México, junio 13, 2021 08:31
Junio 2020

Adaptarse… y aprender

Con algunos de nuestros vecinos en el edificio hemos intercambiado libros para leer y en ocasiones algunos postres, claro que es donde salimos ganando, porque algunos de los vecinos sí son expertos en esto de la cocina.

POR HUGO LOYA

Trabajar desde casa y poder organizarnos para las tareas domésticas no ha sido fácil durante esta cuarentena por la pandemia del coronavirus.

Algo que estoy viviendo es que no hay horarios en el trabajo, así como puedo iniciar muy temprano, también puedo tener una videoconferencia a las 8 o 9 de la noche o trabajar sábados y domingos. Estamos trabajando todos los días en un escenario de crisis. Esto ha complicado poder organizarme con mi familia en las actividades del hogar.

Mi esposa también trabaja y está en las mismas condiciones, mientras que mis hijos se encuentran tomando clases en línea y luego haciendo tareas y trabajos. Así, que prácticamente cada uno estamos en diferentes lugares del departamento en nuestras actividades en los espacios que hemos tenido que adaptar porque no eran lugares para trabajar o atender clases durante 6 o 7 horas seguidas.

Así, cuando nos damos cuenta ya es hora de la comida; probablemente es donde más sufrimos porque ninguno sabemos cocinar y es cuando vienen las ideas, ocurrencias y experimentos, aunque con muy poco tiempo para pedir ayuda a la abuela, la tía o ver un tutorial en video, porque prácticamente ya todos aullamos de hambre.

Sin embargo, no todo es negativo, también hemos encontrado espacios para avanzar en algunas actividades que habían quedado pendientes en nuestro departamento como arreglar nuestra ropa, libros, revistas o hacer alguna reparación pequeña en la cocina o baño.

Además, tenemos una gran ventaja al vivir en una colonia tan céntrica como la Del Valle que nos ha facilitado este encierro. Encontramos todo lo necesario, porque hay una gran cantidad de opciones de entrega a domicilio, además de poder hacer compras rápidamente sin tener que trasladarnos tanto o tomar transporte.

Aunque, sí extrañamos caminar o hacer ejercicio en los parques cercanos, que además les habían dado una manita de gato para hacerlos más agradables y ahora el clima se presta para salir y darle una vuelta al parque de Tlacoquemécatl, aunque nos quedamos con las ganas, sólo damos una vuelta rápida a la calle a pasear a nuestra perrita y listo.

Con algunos de nuestros vecinos en el edificio hemos intercambiado libros para leer y en ocasiones algunos postres, claro que es donde salimos ganando, porque algunos de los vecinos sí son expertos en esto de la cocina.

Desde luego, que todos extrañamos salir, aunque lo que menos extrañamos es el tráfico y seguramente, con esta experiencia podremos negociar estar más tiempo en home office pasando la cuarentena.


Vecino de la colonia Del Valle Centro. Economista y comunicador. Director de Comunicación de Pinfra y colaborador de Grupo En Concreto.

comentarios

Artículos relacionados