Ciudad de México, junio 16, 2021 03:26
Libre en el Sur

Alertan sobre uso de cheques falsificados al comprar autos usados; documentan caso en Narvarte

Al tiempo que apareció un nuevo modus operandi de defraudación al comprar autos usados en la delegación Benito Juárez, la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef)informó en un comunicado que ha detectado que delincuentes compran coches mediante el uso de cheques sin fondos, robados, falsificados o hasta cheques de caja y, aprovechándose de que el depósito en la cuenta se realiza ‘salvo buen cobro’, defraudan a vendedores de buena fe”.

Es decir, precisa la dependencia, “compran el coche con un cheque ‘chafa’. El vendedor de buena fe revisa su cuenta y aparece que ya está abonada la cantidad de dinero y hace entrega del coche y la factura. Al día siguiente se percata de que ya no le aparecen los recursos, ya que el banco verificó que el cheque era falsificado y, aprovechando de que los cheques se cobran “salvo buen cobro” ya no se registran los recursos. En resumen, el vendedor se queda sin coche, sin factura y sin dinero”.
Uno de esos casos fue documentado por Luz María Moreno Romero, vecina de la colonia Narvarte, quien lo denunció en la Fiscalía Desconcentrada en Benito Juárez (Indagatoria número FBJ/BJ3/T2/00172/11-01). Ella puso en venta su camioneta “gris titán” marca Renault tipo Scenic modelo 2007, con número de motor C071609 y de serie VF1JM3HM57D562513.

Cuenta que hacia las 11 horas del pasado 19 de enero recibió una llamada de alguien interesado en la compra de la camioneta, derivado de un anuncio que había publicado en la revista Segundamano. Poco más de hora y media después llegaron a su domicilio un hombre y una mujer, él de 35 años de edad aproximadamente, moreno, como de 1.75 metros de estatura, robusto y cabello quebrado negro corto. La chica tendría una edad aproximada de 22 años: robusta, estatura baja, con varios lunares en la cara y el cuello y peinado de cola de caballo.

“Me comentaron que el coche era para la chica y que el muchacho que la acompañaba era empleado de su papá. Comenzaron a ver la camioneta y le llamaron al supuesto padre para decirle que el coche estaba “en perfectas condiciones” y que a la hija sí le gustaba. Me pasaron al supuesto papá y vía telefónica me dijo que me haría un depósito a mi cuenta con un cheque certificado. Hicimos el trato en un precio de venta de 134 mil pesos.
“Regresaron aproximadamente a las 16:30 horas y me entregaron una ficha original del depósito realizado en mi cuenta de Bancomer por la cantidad convenida y copia del cheque número 18 de la cuenta 49503330201 de Banco del Bajío, certificado en la sucursal Alce Blanco de la misma institución financiera. También me entregaron copia de una credencial del IFE a nombre de Faustino García Santillán y copia de un recibo de la CFE, ambos con el domicilio Vasco de Quiroga 12, colonia Santa Fe”. Faustino era el supuesto papá de la chica, mismo que compraría el auto.
Luz María Moreno verificó en ese momento por Internet el depósito. “Me cercioré que el monto ya se veía reflejado en mi cuenta, por lo que ellos me entregaron una carta responsiva original previamente llenada y firmada por el comprador (Faustino García) y yo les entregué mi camioneta y los documentos (factura original, tenencias 2007 a 2010, tarjetón de circulación y comprobante de la última verificación vehicular)”. El 20 de enero, al verificar nuevamente su saldo por Internet, se encontró con que el supuesto cheque por 134 mil pesos había sido devuelto…
“Es el fraude perfecto”, define Luz María. “Y es que nadie se hace responsable. Condusef me dice que los bancos se escudan en que el cheque, a pesar de ser supuestamente certificado, era salvo buen cobro. Eso, cuando Banco del Bajío permitió abrir una cuenta a nombre de una empresa que hemos verificado que no existe (Bravaria Volks de México)”. Además, por increíble que parezca, no existe lista alguna de automóviles defraudados, como sí la hay de robados; de tal forma que a compradores potenciales no se les advierte sobre probables antecedentes de este tipo. “Sin embargo –alerta–, si por alguna situación los detienen y la autoridad verifica que el vehículo esta en proceso de investigación, van a incautar el vehículo y al momento que el dueño defraudado compruebe que ese vehículo es suyo se los podrían quitar”.
Condusef explicó en su comunicado que “cuando se realiza un depósito con un cheque aunque sea de caja, en un banco diferente al banco emisor del mismo, por cuestiones operativas y normativas, no puede acreditarse en la cuenta inmediatamente, es decir que solamente si el cheque es a cargo de la misma institución de crédito, se acredita el mismo día en que lo reciba y si el cheque es a cargo de otra institución de crédito, se acreditará a más tardar el día hábil siguiente o el segundo día hábil si el pago se hace después de las 16 horas.
“Por lo tanto –agrega la institución— es importante tomar las siguientes precauciones: Al vender tu automóvil, si te pagan con un cheque incluso de caja, aunque en el saldo de la cuenta se vea reflejado el monto el mismo día de la operación, la cantidad no está acreditada y, por lo tanto, no se podrá disponer del dinero hasta que efectivamente se haya liberado.
“Una vez transcurrido el plazo para acreditarse el dinero, si la cuenta no tiene fondos o el cheque es falsificado o clonado, no podrá hacerse efectivo y volveremos a ver el saldo anterior en la cuenta. Si no se tiene la certeza de que el cheque tenga fondos, aunque sea certificado o de caja, es conveniente realizar la operación en el mismo banco emisor del cheque o esperar hasta que el cheque haya sido acreditado o estén liberados los recursos para la entrega del automóvil y su factura.
“Recuerda que existen otros medios de pago, como puede ser la transferencia electrónica de fondos o el SPEI que pueden evitar este tipo de fraudes y tener siempre la certeza de recibir los fondos. Para mayor información consulta la página de Condusef: www.condusef.gob.mx, o llama al 01 800 999 8080″.

comentarios

Artículos relacionados