Ciudad de México, noviembre 29, 2020 10:55
Libre en el Sur

Asignan a DBJ remodelación de la Plaza Gómez Farías, en Mixcoac…¡pero no le llega el dinero!

Casi un año después de que residentes de la colonia San Juan Mixcoac y académicos del Instituto Mora denunciaron el abandono de la histórica Plaza Valentín Gómez Farías, la delegación Benito Juárez informó que actualmente está a la espera de recibir los cinco millones de pesos que la Asamblea Legislativa del DF asignó a fin de que se restaure el emblemático sitio, al tiempo que gestiona las autorizaciones necesarias para tal intervención.
La Plaza Gómez Farías se ubica en la confluencia de las calles Augusto Rodin e Ireneo Paz, llamada así en honor del abuelo del escritor Octavio Paz, con quien vivió el Nobel de Literatura en una de las casas adyacentes que ahora es usada como convento. Junto a esa casona está el Instituto José María Luis Mora, de estudios históricos, políticos y sociales, en cuyo huerto fue enterrado Valentín Gómez Darías –precursor dos veces de la restauración de la República, contra Iturbide y contra Maximiliano—, al negarle la Iglesia Católica “cristiana sepultura”.
Frente a la placita se encuentra el templo de San Juan Evangelista y Nuestra Señora de Guadalupe, un verdadero tesoro colonial que, a diferencia del de Santo Domingo de Guzmán, en la colonia Insurgentes Mixcoac, ha carecido de los recursos necesarios para su mantenimiento, por lo que luce deteriorado aún cuando hace poco tiempo se remozó parcialmente su exterior con la aportación de donativos de los feligreses. Cada 12 de diciembre, en honor de la Virgen de Guadalupe, el barrio se colorea con vendimias, música, juegos mecánicos y fuegos pirotécnicos.
Leticia Calderón, académica del Instituto Mora, denunció desde julio del año pasado el abandono y la suciedad de la plaza y sus alrededores, y al mismo tiempo propuso su rescate. La propuesta fue llevada a la Asamblea legislativa por el diputado Fernando Rodríguez Doval, órgano que finalmente incluyó en el Presupuesto de Egresos cinco millones de pesos para el rescate de la plaza.
En el oficio DGDD/DPE/CMAlUDT/1955/2011, la Dirección General de Obras y Desarrollo Urbano de la DBJ informó que esa cantidad fue asignada originalmente a la Secretaría de Obras y Servicios del gobierno capitalino. No obstante, explicó, “se pretende que esta Delegación sea la que lleve a efecto los trabajos para el rescate de la plaza, motivo por el cual se está en el proceso de que el recurso sea transferido a este Órgano Político administrativo para que lo pueda ejercer. Sin embargo y con el afán de dar prioridad al proyecto y por tratarse de un inmueble que se encuentra dentro de zona patrimonial, se esta realizando las acciones administrativas para la obtención de las autorizaciones previas que deberán otorgar instancias a nivel federal y local en todas las fases de programación y en proyecto de la obra”.
Minetras el tiempo del ejercicio presupuestal corre, a la vista está la necesidad de una transformación integral, pues el adoquín de las calles Augusto Rodin e Ireneo Paz –y su continuación en Millet—, está “como bombardeada”, según la definición de Leticia Calderón. Los comerciantes informales poco a poco han ido invadiendo el bello espacio, con puestos y lonas horrendas que tapan las fachadas del convento y el Instituto Mora, así como la fuente de cantera. A la venta de pambazos y flores que desde hace años se realiza ahí se han sumado puestos de fritangas, jugos y bisutería, a donde llegan a comprar centenares de oficinistas. Como consecuencia de ello, no sólo se ha trastocado el ambiente de paz y nostalgia, sino que apareció una plaga de fauna nociva.

comentarios

Artículos relacionados