Ciudad de México, noviembre 30, 2020 17:01
Libre en el Sur

Bloquean vecinos por tercera vez calles de Xoco; exigen cancelación de megaproyecto

Por tercera vez en una semana, vecinos del pueblo de Xoco, en la delegación Benito Juárez, recurrieron este viernes al bloqueo de diversas calles para exigir atención de las autoridades a su demanda de que el megaproyecto inmobiliario que ahí se construye y que incluye una torre de 60 pisos, que sería la más alta de la capital, sea definitivamente sea cancelado.

El mes pasado, los vecinos lograron que la Delegación Benito Juárez suspendiera la obra, porque supuestamente había afectado al templo colonial de la comunidad, dedicado a San Sebastián Mártir, así como a varias casas del poblado, lo que finalmente fue desechado por peritos del Instituto Nacional de Antropología e Historia y del gobierno del DF. El inminente peligro que el complejo significa para la pequeña colonia-pueblo y el incumplimiento de promesas y compromisos por parte de constructores y autoridades, dicen los vecinos, fueron motivo del nuevo bloqueo, que afectó a vialidades como Mayorazgo, Puente y la lateral de Río Churubusco.

El complejo inmobiliario de siete edificios, incluye la torre de 60 pisos, un hotel, una clínica y zonas comerciales, irrumpe en la tradición milenaria de un pueblo originario de la delegación Benito Juárez, en plena zona patrimonial y que, de acuerdo con las propias autoridades, es un punto “crítico” de la ciudad. Ya se levanta la estructura completa del primer edificio, que tendrá 21 niveles para 525 departamentos. Y se inicia la construcción de otro, una clínica de 13, que albergará 100 camas y 220 consultorios.

La edición impresa de Libre en el Sur número 101, correspondiente a noviembre de 2011, publicó pormenores del megaproyecto. Se trata de una obra-monstruo, cuyas dimensiones –más de 526 mil metros cuadrados de construcción— contrastan con la pequeñez del maltrecho pueblo, incluida su modesta capilla del siglo XVII dedicada a San Sebastián. No es difícil imaginar su futuro. El impacto es evidente, aunque transcurre apenas la primera de siete etapas, cuya conclusión total llevará cinco años. La mitigación ofrecida por los constructores suena a mofa. Más de 10 mil personas vivirán, trabajarán, comprarán o se divertirán cada día en el futuro complejo: tres veces la población actual del pueblo de Xoco. De acuerdo a la Dirección de Evaluación de Impacto Ambiental de la Secretaría del Medio Ambiente, se generarán 12 mil 660 toneladas de basura al día. Se consumirán diariamente dos mil 300 metros cúbicos de agua y, al año, 943 mil 979 pies cúbicos de gas LP… El manto friático en la zona está a sólo 6.5 metros de profundidad. Y se planean seis sótanos de estacionamientos, es decir, unos 18 metros abajo, para un total de 10 mil 978 cajones, además de un semisótano para locales comerciales. Tan solo la primera etapa implicará un volumen de excavación de 231 mil 500 metros cúbicos de tierra.

El complejo no estará precisamente en el mejor lugar. Además de tratarse de una zona patrimonial susceptible de ser protegida, según el Programa Delegacional de Desarrollo Urbano de Benito Juárez (PDDU) la confluencia de avenida Universidad con Río Churubusco es uno de los 15 cruceros considerados “conflictivos” en vías primarias de la demarcación. Y justo la zona de avenida Universidad y Real de Mayorazgo, es uno de los 19 puntos con mayor demanda de estacionamientos en la DBJ. Universidad y Río Churubusco se cuentan también entre las arterias consideradas “criticas” en cuanto a contaminación por ruido, “que pueden provocar en la población residente trastornos irreversibles en su capacidad auditiva, así como un estado de ansiedad que genere enfermedades en el aparato digestivo, circulatorio y del sistema nervioso”, se advierte en el PDDU.

Ciudad Progresiva –que tendrá en total 2,582 viviendas— abarcará dos predios colindantes ubicados uno en avenida Universidad número 1000, con superficie de 62 mil 361 metros cuadrados, y otro en avenida Real de Mayorazgo 130, con superficie de 47 mil 244 metros cuadrados, según se consigna en la resolución administrativa SMA/DGRA/DEIA/005376/2009 de la Secretaría del Medio Ambiente del DF. En su conjunto se construirán 526 mil 111 metros cuadrados. En esos predios existen mil 262 árboles; tan sólo en la primera etapa, serán derribados 119 de ellos.

comentarios

Artículos relacionados