En un pueblito de España nació hace 120 años Luis Buñuel, mexicano por adopción, vecino de BJ y convertido en el más legendario cineasta de nuestro país. Su casa la compró el gobierno de España, que la restauró y la dio en comodato a las academias mexicana e hispanoamericana.

POR FRANCISCO ORTIZ PARDO

Cuentan que la crema y nata de la intelectualidad y el medio cinematográfico se deleitaba con las mejores paellas en su casa. Que una tarde estuvo ahí Catherine Deneuve y varias otras Silvia Pinal, su Viridiana. Que el viejo no toleraba que sus invitados llegaran tarde, pues además se retiraba a la cama a las 10 de la noche, religiosamente. Que era especialista en preparar cocteles para sus amigos, con quien conversaba y bebía en una terraza con vistas a una enorme hiedra que vestía la barda de ladrillo rojo.

Ganador del Oscar y de la Palma de Oro en Cannes, disruptor y provocador, surrealista amigo de Salvador Dalí pese a sus profundas diferencias ideológicas, mexicano por adopción, el genio cineasta Luis Buñuel, que este 22 de febrero cumpliría 120 años de edad, vivió hasta su muerte en su casa de Cerrada de Félix Cuevas número 27, en la colonia Tlacoquemécatl del Valle, muy cerquita de donde filmó la escena en la que Lilia Prado sube al tranvía en aquella comedia entrañable.

La casa de Buñuel, tal como era cuando la habitó. Foto: Especial

 

Llegó ahí de manera fortuita, pues no le permitieron permanecer en Los Ángeles tras su salida de la España franquista. Y fue desde ahí, una casa sobria apenas decorada por un retrato que le hizo Dalí, donde concibió filmes legendarios.

Tenía una colección de armas, era aficionado. Y un estudio sencillo, sin galardones expuestos. Muebles rústicos de madera, una pequeña sala. Dormía en una modesta cama individual, su esposa Jeanne Rucar en otra. En esa cama se mantenía pensando por horas.

Algunas veces sus vecinos lo vieron parado en la azotea observando los volcanes que al oriente se imponían majestuosos.  Tenía aficiones extrañas, como cruzar la avenida, hoy el Eje 7 Sur, para entrar en la tienda de mascotas que se encontraba afuera de la tienda De Todo (actualmente Wal-Mart) a observar por largos ratos los hamsters.

Última foto que se conoce de Luis Buñuel con su familia en la casa de Cerrada de Felix Cuevas 27, en la Del Valle. Foto: Especial

 

La Cineteca Nacional realiza una magna exposición relativa a su obra en México. Pero faltan ahí todos los recuerdos de su casa de la Del Valle, donados por sus hijos tras la muerte del cineasta en 1983 a un museo que se encuentra en su casa natal de Teruel, un pueblito que todavía hoy tiene la menor población de España.

La residencia de Cerrada de Félix Cuevas fue comprada a la familia por el gobierno español, que la remozó y cedió en comodato a las Academias Mexicana e Hispanoamericana de Ciencias y Artes Cinematográficas. No son más que oficinas, tristemente: ni películas, ni cursos, ni un museo…

 

 

 

comentarios

francisco

Website:

Recent Posts