Ciudad de México, julio 18, 2024 14:25
País

Cada 14 horas, una agresión a periodistas en sexenio de AMLO

Informe sexenal de Artículo 19 contabiliza 46 informadores asesinados y cuatro desaparecidos en este el gobierno.

 “La amenaza, el hostigamiento, la violencia y la impunidad ya no son prácticas heredadas del pasado, sino una realidad lacerante del gobierno que termina”, advierte el organismo; van tres mil 408 agresiones a periodistas.

STAFF/LIBRE EN EL SUR

Durante el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador, en México se registró una agresión a periodistas cada 14 horas, según el informe sexenal Derechos Pendientes elaborado por la organización Artículo 19.

En el reporte, señala que en el actual sexenio, suman 3 mil 408 agresiones, con información hasta marzo de 2024.

Indica que tan solo en 2023, señala, en el País se registraron 561 ataques a periodistas.

Para Artículo 19, “la amenaza, el hostigamiento, la violencia y la impunidad ya no son prácticas heredadas del pasado, sino una realidad lacerante del gobierno que termina”, de manera que en el sexenio de López Obrador “los compromisos respecto a la lucha contra la impunidad y la reducción de la violencia son promesas incumplidas”.

“Esta cifra equivale a un promedio de una agresión cada 14 horas en los últimos seis años, incluidos los asesinatos de al menos 46 periodistas y cuatro desaparecidos. El total representa un incremento del 62.13 por ciento en las agresiones contra la prensa en comparación con el sexenio de Enrique Peña Nieto”, señala.

La organización Article 19 presentó Derechos Pendientes, su informe sexenal sobre violencia contra la prensa, libertad de expresión, derecho a la verdad y acceso a la información en México, que profundiza sobre los aspectos apremiantes de la agenda de derechos humanos nacional de cara al futuro.

Durante el evento de presentación, realizado en el Centro Cultural España de la Ciudad de México, Leopoldo Maldonado, director regional de Artículo 19 Oficina para México y Centroamérica, señaló que México se encuentra en una situación crítica de violencia que requiere la suma de todos los esfuerzos y perspectivas, por lo que el Informe busca arrojar luz sobre los desafíos para la libertad de expresión que se mantienen vigentes, como la violencia contra la prensa, la discrecionalidad en la asignación de publicidad oficial y la falta de garantías para el derecho a la verdad de las víctimas y la sociedad.

Observó que de cara a la llegada de un nuevo Gobierno que ha dado señales de apertura, es fundamental entablar un diálogo respetuoso y objetivo sobre el deterioro que ha sufrido la agenda de derechos humanos y las garantías de libertad de expresión, de 2018 a la fecha.

Como ejemplo de que la colaboración entre sociedad civil y gobierno puede generar dinámicas virtuosas, el informe destaca que dentro de la Segob se generaron espacios, como el grupo de trabajo para la mejora del Mecanismo para la Protección de Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas, que permitieron un diálogo político y técnico en la mejora de dicha instancia.

El informe reporta que de las agresiones que se registraron contra periodistas en este sexenio, las que se generan en línea representaron uno de cada tres ataques.

“La organización registró que el Estado mexicano, mediante sus autoridades, se mantiene como el principal agresor de la prensa con mil 559 agresiones (45.75 por ciento del total)”, asentó.

En el panorama nacional, Article 19 registró agresiones contra periodistas y medios de comunicación en todos los estados de la República; no obstante, los mayores índices de violencia se registraron en la CDMX (582), Guerrero (247), Puebla (241), Quintana Roo (236) y Veracruz (199).

La organización también compartió que durante el sexenio se registraron 179 agresiones en las “mañaneras”, la conferencia diaria que encabeza el Presidente Andrés Manuel López Obrador, e identificó que autoridades municipales y estatales de 20 entidades de la República repitieron 62 veces el mismo discurso estigmatizante, con señalamientos como: “hampa del periodismo”, “hipócritas”, “prensa fifí, “conservadores”, “fantoches”, “doble cara” y “corruptos”.

“Asimismo, la organización insistió sobre la estrategia de control de líneas editoriales que mantiene el gobierno a través del gasto en comunicación oficial. De los 916 medios de comunicación que recibieron publicidad oficial durante el gobierno de López Obrador, los primeros 10 concentraron 47.08 por ciento de los recursos”, apuntó.

El informe también destaca las preocupaciones que existen en torno a la crisis de personas desaparecidas que atraviesa el País, así como la política de reducción de cifras alrededor del tema.

Según reportes retomados por la organización, del 1 de diciembre de 2018 hasta agosto de 2023 se registraron 44 mil 073 personas desaparecidas, esto significa que más del 40 por ciento del total de las desapariciones reportadas desde 1965 ocurrieron durante el actual Gobierno de López Obrador.

En estos seis años, precisó, un promedio de 25 personas ha desaparecido cada día, y una cada hora.

A esto se suma, añadió, que en 2023 el Presidente anunció la realización del Censo Nacional de Personas Desaparecidas a cargo de la Segob, institución que no cuenta con las facultades de ley para la búsqueda de personas desaparecidas en el País, y que presentó entre sus resultados que de las 110 mil 964 personas desaparecidas solo 12 mil 377 estaban confirmadas como tal, pues las otras entraban en categorías como “no hay información para la búsqueda”, “carecen de datos para la identificación”, “personas ubicadas” y “personas localizadas”.

Señala además que pese a la entrada en vigor de la Ley General en Materia de Desaparición Forzada en 2018 y la insistencia de diversos colectivos y personas para acelerar la colaboración interinstitucional para la búsqueda de personas desaparecidas, la apertura del Gobierno ha sido mínima

En Derechos Pendientes, también da seguimiento al ejercicio de los derechos digitales en México, ámbito fundamental para el desarrollo de las sociedades democráticas.

Al respecto, denunció que a pesar de declarar en diciembre de 2018 que ya no había espionaje, la administración de AMLO continuó con la adquisición y operación de equipo espía de diversa gama y sofisticación.

El hito más preocupante fue el expuesto por la investigación de “Ejército espía”, en la cual se detectó la utilización del sistema Pegasus contra personas defensoras de derechos humanos y periodistas durante el sexenio actual.

A estas acciones se suman reformas abiertamente violatorias a los derechos de libertad de expresión y de privacidad, como el llamado mecanismo de “aviso y retirada” en la Ley Federal de Derechos de Autor.

De igual forma, el informe identificó un retroceso en el acceso de la población mexicana a dispositivos e internet.

Las cifras más recientes muestran que solo 43.8 por ciento de los hogares cuentan con computadoras, situación preocupante al compararlo con el 44.9 por ciento reportado en 2015.

En un contexto nacional donde impera la falta de servicios básicos, el derecho de acceso a internet se ha convertido en un privilegio para la población en situación de pobreza, pues el gasto para contar con este servicio representa el 8.6 por ciento de su ingreso mensual, convirtiéndolo en un privilegio que profundiza la desigualdad.

El informe también señala el retroceso que ha habido en términos de institucionalidad.

A lo largo del sexenio —hasta un corte en mayo de 2024— se concretaron 65 designaciones en 17 de las 19 instituciones clave, de un total de 96 designaciones que tuvieron que hacerse por ley.

Esta situación tuvo particular impacto en términos de acceso a la información, a través de la parálisis a la que la mayoría de la bancada oficialista (Morena, PT y PVEM) en el Senado sometió al Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales.

Lo anterior se enmarca en una estrategia de debilitamiento de las instituciones y los contrapesos democráticos, representada también en la inacción de instituciones como la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra de la Libertad de Expresión, que, de las mil 726 indagaciones abiertas desde su creación a abril de 2024, sólo se reportan 187 sentencias y otras formas de resolución en favor de las víctimas. Ello da por resultado impunidad en 89.17 por ciento de los casos de violencia contra la prensa.

Compartir

comentarios

Artículos relacionadas