Ciudad de México, noviembre 28, 2021 03:49
Mundo

¿Cómo celebran otras creencias el Día de Muertos?

PALOMA TAKAHASHI

La celebración del Día de Muertos tiene origen en las culturas indígenas de hace miles de años, influenciadas principalmente por los mexicas. En este sentido, en aquella cultura la muerte era provisional y las almas de los difuntos podían volver a visitar a los vivos en otoño. Cuando cuando los españoles llegaron a tierras mexicanas en el siglo XVI se mezclaron las creencias originarias con las del calendario católico.

Aunque el Día de Muertos es una tradición mexicana, otros países católicos alrededor del mundo también celebran a sus difuntos, según se recuerda en The New York Times. Por ejemplo, en Filipinas los familiares visitan las tumbas de sus muertos, les llevan flores y encienden velas. En Brasil existe el Dia de los Finados, mientras que en Estados Unidos el 2 de noviembre es reconocido como el Día de los Fieles Difuntos, fecha en que los católicos recuerdan y rezan por los muertos.

Asimismo, se puede decir que el Día de Muertos es una de las tradiciones más representativas de la cultura mexicana, la cual se celebra los días 1 y 2 de noviembre. En México, durante estos días las familias de los difuntos preparan altares con los objetos, alimentos y bebidas favoritas de sus seres queridos, llenando el ambiente con colores.

Para conocer un poco más acerca de las diferentes tradiciones de otras creencias a lo largo del país, miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, compartieron cómo los mormones celebran este día. Por ejemplo, los miembros de dicha comunidad celebran la vida en lugar de la muerte, debido a que piensan que esta no acaba con el fallecimiento.

De igual manera, honran a sus antepasados y su forma de hacerlo es mediante la investigación y enriquecimiento cultural de su historia familiar. Esto puede ser por medio de la genealogía y la reparación de archivos antiguos, como una manera de reconstruir cronológicamente sus raíces. Los mormones creen en la vida después de la muerte, pues su comunidad considera que la vida consta de tres pasos, siendo la el fallecimiento solo una transición que da paso a la vida eterna.

Por otro lado, en el judaísmo no hay un día específico para recordar a los fallecidos, pero los difuntos gozan de descanso en su integridad. Por este motivo se prohíben las autopsias -a menos que halla alguna disposición legal definida para realizarla-. Asimismo, el entierro debe realizarse en el transcurso de 24 horas o tan pronto como sea posible. Durante el funeral los allegados rasgan una pieza de ropa como símbolo de duelo, aunque en la actualidad casi siempre se utiliza una cinta simbólica, y rezan una oración como petición para la salvación del difunto.

En el Islam está indicado por normas cómo debe enterrarse el cuerpo, ya que ninguna escuela jurídica islámica admite la incineración. El ritual del entierro comienza con bañar al fallecido, amortajarlo y proceder a la oración fúnebre -“Fard Kifaia” o “deber colectivo”- y a las honras antes de darle sepultura. El cuerpo se entierra sin ataúd y sin elementos de valor. La visita a los cementerios no tiene una fecha determinada.

NOTIPRESS.

comentarios

Artículos relacionados