Ciudad de México, octubre 28, 2020 11:42
Libre en el Sur

Contra leyes Ambiental y de Transparencia, el mutis de Romero sobre ecocidio en Del Valle, denuncia jurista; le exige informar si dio permisos

El consultor en temas de medio ambiente y desarrollo urbano, Javier Guízar, escribe este artículo para Libre en el Sur en que analiza jurídicamente las omisiones y opacidades del jefe delegacional panista en Benito Juárez, Jorge Romero Herrera, en el caso del derribo de árboles en el predio ubicado en Matías Romero 1112, en la colonia Del Valle.

——
Por Javier Guízar

En el caso del derribo de los árboles ubicados al interior del predio marcado con el número 1112 de la Calle Matías Romero, Colonia Del Valle, Delegación Benito Juárez, del cual las autoridades delegacionales han hecho mutis a las interrogantes y cuestionamientos realizados a través de redes sociales y han mantenido una actitud pasiva para detener la afectación irreparable a los sujetos vegetales o bien explicar si existen las autorización correspondientes, el Delegado Jorge Romero Herrera rebasaría los límites de la ignorancia si intenta argumentar que no le toca, como es su costumbre en el tema de las construcciones.

Lo anterior en razón de que la Ley Ambiental de Protección a la Tierra en el Distrito Federal, en su artículo 118 ordena que para realizar el derribo de árboles se requiere de autorización previa de la Delegación respectiva, la que deberá estar sustentada mediante un dictamen técnico emitido por la delegación, que avale la factibilidad del derribo.

Por su parte, el Reglamento de Construcciones para el Distrito Federal en el artículo 53, mandata que, en tratándose del registro de manifestaciones de construcción B y C, se deben presentar ante la Delegación, entre otros requisitos, dos tantos del proyecto arquitectónico de la obra en planos a escala, que deben incluir como mínimo el levantamiento del estado actual del predio, indicando las construcciones y árboles existentes.

Suponiendo sin conceder que el promovente del proyecto constructivo al momento de registrar la manifestación de construcción fue omiso en indicar a la autoridad delegacional el número de árboles localizados al interior del predio, la organización civil denominada “Vivan los Arboles” el 14 de agosto de 2013, a través de twitter alertó a las autoridades de la Delegación Benito Juárez del derribo inmisericorde que se perpetraba, afectando especies que incluso se encuentran protegidas y catalogadas por la Ley de Salvaguarda y del Patrimonio Urbanístico Arquitectónico del Distrito Federal, red social de la que nuevamente damos cuenta que Jorge Romero Herrera es miembro activo. Circunstancia que públicamente demuestra que la autoridad administrativa en Benito Juárez fue sabedora de forma oportuna de los derribos.

A la luz de lo aquí expuesto, atendiendo al principio de máxima publicidad de la información en poder de los entes obligados, consagrado en la Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública del Distrito Federal, esperamos que Jorge Romero Herrera, en un acto de transparencia, haga pública la autorización emitida por esa demarcación territorial para llevar a cabo el derribo de árboles al interior del multicitado predio o nuevamente estamos ante un acto de opacidad de quien por sus actitudes y omisiones parece ser el mejor defensor de la voracidad inmobiliaria.

Twitter: @javier_guizar
Email: [email protected]

comentarios

Artículos relacionados