Ciudad de México, octubre 25, 2020 03:04
Libre en el Sur

Crece movimiento vecinal mientras GDF se aferra a ecocidio en Río Mixcoac con mentiras

El movimiento integrado por vecinos de diferentes colonias de la delegación Benito Juárez que surgió a partir de que el Gobierno del Distrito Federal inició la tala de 850 árboles en la avenida Río Mixcoac para la construcción de un deprimido vial, realizó la noche de este lunes una velada como parte de las medidas de resistencia cívica que ha emprendido

Horas antes, mientras el secretario de Gobierno Héctor Serrano advirtió desafiante que las obras del deprimido continuarían, la secretaria del Medio Ambiente, Tanya Müller, se comportó más como empleada del jefe de Gobierno Miguel Ángel Mancera que como defensora de los derechos ambientales, al defender el ecocidio.

Esgrimió que el 74 por ciento de los árboles que se pretenden derribar tienen plagas y el 20 por ciento son eucaliptos que, cosa curiosa, repentinamente el GDF los considera peligrosos para la ciudadanía, a pesar de que han estado allí por más de cinco décadas. “Es un árbol de riesgo sobre todo ahorita que nos vamos aproximando a las lluvias, que se desgajan, que son un riesgo para la población”, justificó.

Por otra parte, durante la nutrida reunión vecinal en el camellón de dicha avenida, los diputados locales juarenses Dinorah Pizano y Christian Von Roehrich, acudieron a la reunión nocturna de los vecinos inconformes para transmitir el mensaje según el cual el jefe de Gobierno Miguel Ángel Mancera se comprometía a no continuar las obras en tanto los vecinos estuviesen plenamente informados acerca de los que se pretende construir.

Los vecinos deploraron que no hayan acudido para “dar la cara” los representantes directos de Mancera, y convocaron a una nueva asamblea para la noche del jueves en el mismo camellón. (En la imagen, vecinos inconformes escuchan a la diputada perredista Dinorah Pizano. Foto: Héctor Rojas).

comentarios

Artículos relacionados