Ciudad de México, septiembre 22, 2020 02:15
Salud

Día Mundial del Peatón: Los hombres caminan más pero las mujeres hacen más viajes

Renée y Bernardo tienen en común mucho más que ser peatones: todos  los  días  se  mueven por una de las vialidades más importantes de Ciudad de México y una de las más largas del mundo: la Avenida de los Insurgentes.   Ambos llegan a pie  para  abordar el transporte público, y ninguno sabe que este 17 de agosto se celebra el Día Mundial del Peatón.

STAFF / LIBRE EN EL SUR

Sortear puestos ambulantes, conductores de autos y camiones que ignoran los semáforos o invaden las rayas pintadas en el asfalto (cebra), las mesas de restaurantes, anuncios y hasta desechos de animales sobre la banqueta, son algunos de los retos que día a día enfrentan las personas al desplazarse por calles y avenidas.

Académicos de la UNAM consideran que caminar es el modo de transporte más importante; la tercera parte de los viajes que se realizan todos los días se hace únicamente a pie, y del resto, prácticamente la totalidad requiere andar uno o dos tramos. Se trata de un tipo de movilidad gratuito que proporciona salud física y mental.

Renée y Bernardo tienen en común mucho más que ser peatones: todos  los  días  se  mueven por una de las vialidades más importantes de Ciudad de México y una de las más largas del mundo: la Avenida de los Insurgentes.   Ambos llegan a pie  para  abordar el transporte público, y ninguno sabe que este 17 de agosto se celebra el Día Mundial del Peatón.

Renée, de 25 años, es estudiante de Odontología. Como caminante en esta urbe ha tenido experiencias graciosas, como ir vestida completamente de blanco rumbo a la escuela y ser salpicada por un auto que pasó por un charco cercano, o “caerme, hacer como que nada pasó y quedarme tirada hasta que la gente se distrae para poderme parar”.

Para que los caminos sean más seguros para los peatones, sugirió que haya más semáforos para la gente. “A mí me ayudan mucho para cruzar la calle   en   el   momento   adecuado,   porque  a veces no  se  ven  bien los semáforos para los autos y quienes cruzamos no sabemos si ya tenemos derecho de paso”.

Bernardo tiene 29 años; es partidario de los derechos del peatón y esa tendencia le produce continuos enfrentamientos con los automovilistas que infringen   ciertas  normas como,  por  ejemplo, subir sus coches a las banquetas o detenerse en las cebras (paso peatonal). “Es curioso que se ofendan porque les reclamas”

Él considera que hace falta una mejor planeación urbana que no sólo se enfoque en el uso del auto, y que la infraestructura dedicada a la gente que camina tenga los cuidados adecuados, porque a veces las banquetas están descuidadas, rotas, con rampas muy elevadas o quienes viven frente de ellas se las apropian para poner altares, puestos, incluso jaulas.

El gusto por caminar

Para el director del Instituto de Geografía, Manuel Suárez Lastra, los viajes caminando son los más cortos de todos; la mitad de ellos son de 10 minutos o menos. Según estudios realizados en esa entidad, “lo máximo que una persona está dispuesta a caminar son 20 minutos, aunque por supuesto hay gente que se mueve a pie por mucho más tiempo, en ocasiones por recreación”.

La caminata diaria es una actividad física; es un desplazamiento necesario y todos, en algún momento, somos peatones por necesidades de la vida cotidiana, por recreación, terapia o rehabilitación, explica Dolores Patricia Delgado Jacobo, académica de la FES Zaragoza, en ocasión del Día Mundial del Peatón, que recuerda la primera muerte ocurrida por atropellamiento de un vehículo a motor (la de Bridget Driscoll, el 17 de agosto de 1896, en Londres, Inglaterra).

Foto: UNAM

Suárez Lastra detalla que una persona que camina despacio lo hace a cuatro kilómetros por hora, y una que va más rápido avanza a seis kilómetros por hora. De ese modo, una caminata de 10 minutos es de poco menos de un kilómetro, es decir, ocho o diez cuadras. Eso es lo que la mitad de la población está dispuesta a andar; el resto recorre hasta kilómetros y medio: 20 minutos.

Según sus estudios, los hombres caminan más, aunque las mujeres hacen mayor número de viajes. La mayoría de los trayectos a pie suelen ser largos, por ejemplo, para llegar al transporte público o para transbordar de uno a otro; algunos más son para llevar y recoger a alguien (los niños en la escuela); por recreación, cuando paseamos al perro, vamos al parque o llevamos al bebé en carriola, y el más importante: las compras locales, a la tienda de la esquina, al supermercado, a la heladería…

El experto reconoce que a pesar de su relevancia, hay pocos estudios sobre la caminata como parte de la movilidad, sobre todo en México. “Ese conocimiento es importante para establecer los parámetros sobre desarrollos urbanos y minimizar el número de viajes en trasporte motorizado”.

En la actualidad, especialistas del IGg analizan qué factores estimulan para caminar; hasta ahora han encontrado que en nuestro país lo más importante es la seguridad y la distancia.

También se toma en cuenta la comodidad de un viaje: que haya banquetas en buen estado, iluminación y negocios, porque habrá más gente en la calle y eso genera un ambiente más seguro.

“Hicimos un estudio donde pedimos a los participantes trazar la ruta que toman para llegar al transporte o a su destino. La gente asegura que elige el trayecto más corto, aunque en 30 por ciento de los casos no es así. Comparamos sus itinerarios con los más cortos en términos de metros recorridos, y en realidad transitan por donde hay características para una caminata agradable”, aclara Manuel Suárez.

En su opinión, los viajes no motorizados cobrarán importancia con la nueva normalidad. “No todos pueden comprar un coche o una motocicleta, y al ser el transporte público uno de los principales lugares de contagio, se buscarán otras opciones”. Con ello se modificará la forma en que planeamos los espacios, de manera que podamos disfrutarlos a pie”.

Beneficios para la salud

Patricia Delgado Jacobo, médico cirujano especialista en medicina del deporte y rehabilitación, asevera que optar por las caminatas trae beneficios: trabajan mejor los pulmones y el corazón, se fortalecen los huesos y articulaciones, “nos sentimos bien, nos vemos y dormimos mejor, se eleva la autoestima y nos mantenemos de buen humor”.

La salud que nos proporciona la caminata se refleja en la prevención y disminución de factores de riesgo, beneficiando así algunos aparatos y sistemas de nuestro cuerpo.

La universitaria recomienda: “cualquier tipo de ejercicio que realicemos debe tener supervisión médica individualizada para que tenga técnica y sistematización y nos proporcione ventajas a todos los niveles de nuestro cuerpo. En particular, esta práctica ayuda a mejorar el aparato cardiovascular, respiratorio y locomotor, entre otros, y controlar algunas enfermedades como diabetes, presión arterial alta y obesidad”.

comentarios

Artículos relacionados