La emblemática nevería ambulante que durante casi medio siglo se apostó todos los días en la esquina de Orizaba y Álvaro Obregón, en la colonia Roma, es hoy una reliquia que se guarda en la colonia Álamos.

STAFFF/LIBRE EN EL SUR

Durante cerca de cincuenta años, todos los días, un carrito de nievas se ubicaba en la esquina de la avenida Álvaro Obregón  la calle de Orizaba, en la colonia Roma. Se llamaba La Heróica en recuerdo del cuatro veces heroico puerto de Veracruz, de donde era oriundo el fundador de esta singular nevería ambulante que se convirtió en un ícono de una de las colonias de mayor tradición y abolengo de la ciudad de México.

La Heróica. Larga historia. Foto: Libre en el Sur

 

El carrito de La Heróica y su operador  desaparecieron sin embargo el l9 de septiembre de 1985 cuando un sismo de gran magnitud sacudió a la capital y golpeó de manera inmisericorde, precisamente, a la colonia Roma. Nunca más se les volvió a ver en esa esquina, justo en la que sobrevivió una casona única que hoy ocupa la Casa Lamm: un destacado palacete ecléctico que fue diseñado por el arquitecto Lewis Lamm hacia 1909. Fue  residencia de la familia García Collantes y está considerado como una de las más bellas residencias de la zona.

Actualmente este espacio es ocupado por un importante centro cultural con interesantes exposiciones temporales, una librería y un restaurante. Enfrente de esta casona se encuentra el Edificio Balmori, un elegante edificio de cantera que posee un hermoso patio con una esbelta fuente. Es otra joya arquitectónica erigida hacia 1922 bajo un proyecto del arquitecto Ignacio Capetillo y Servín, una muestra de arquitectura elegante y afrancesada, reflejada en sus grandes cartelas que rematan sus pilastras, ventanas de estilo art nouveau, balaustradas clásicas y jarrones de ornato como remate. Los inquilinos de sus amplios y cómodos departamentos, despiertan la envidia de muchos paseantes de la colonia. Tal era el entorno de aquel legendario carrito de las nievas.

Sin embargo, sorpréndase, el carrito de La Heroica existe. Está guardado como reliquia en una nevería que lleva ese mismo nombre, en la colonia Álamos de la Delegación Benito Juárez. De hecho, esa nevería fue fundada en 1935, hace ya casi medio siglo,  por don Valeriano Adaya,  que fue socio del primer propietario del carrito nevero. Durante varias décadas, los carritos de La Heróica, que eran cuatro idénticos, recorrieron grandes distancias con sus nieves de limón, melón, guanábana, vainilla y fresa para apostarse en diversos puntos de la ciudad. El de Orizaba y Álvaro Obregón, por supuesto, fue el más conocido y famoso de todos. Se cuenta que entre los clientes que se acercaban a pedir una nieve se contaron personajes ilustres de la vida nacional, artistas, políticos e intelectuales. Entre ellos destaca el que fuera presidente de la República, veracruzano de cepa, don Miguel Alemán Valdés.

La nevería y paletería  La Heroica está ubicada justo en la esquina de Castilla y Unión Postal, frente al parque de la Álamos (cuyo nombre oficial es por cierto “Miguel Alemán Valdés”) , y actualmente es atendida por los descendientes de Valeriano, una hija y dos sobrinos, que han sabido mantener la calidad de sus ricos helados, ahora un negocio cien por ciento juarense al que acuden no sólo vecinos de la propia zona –entre ellos el exdirector técnico de la selección nacional de futbol, Miguel “El Piojo” Herrera– sino también clientes llegados desde muy remotos rumbos de la ciudad, algunos, ya mayores, nostálgicos del histórico carrito, que ahí mismo puede verse y apreciarse: está hecho todo de madera, incluido la armazón de su toldo de lona roja, con ruedas de fierro forradas de hule. Tiene seis tapas que cubrían otros tantos botes de nieve de los distintos sabores. Sobre un fondo blanco tiene pintado con letras rojas su nombre, La Heroica, un par de helados y la fecha de 1935.

comentarios

francisco

Website:

Recent Posts