Ciudad de México, octubre 23, 2020 18:53
Libre en el Sur

El Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer

El 17 de diciembre de 1999 la Asamblea General de las Naciones Unidas declaró el 25 de noviembre como el Día internacional de la eliminación de la violencia contra la mujer e invita a los gobiernos así como a las organizaciones internacionales a eliminar la violencia en contra de las mujeres.

Fue el ejemplo de las hermanas Mirabal, activistas asesinadas por la dictadura de República Dominicana en 1960, la inspiración para la fecha de esta conmemoración. Es un día para recordar que tenemos un pacto en contra de la violencia y renovar el trabajo que día a día tenemos que realizar para eliminar este grave flagelo.

La violencia es un problema de orden mundial, nuestro país no escapa de él. A pesar del avance de la igualdad en los marcos normativos, en la cotidianidad las mujeres continúan siendo violentadas, sin importar edad, clase social u origen étnico. Se manifiesta en varias formas, en distintos espacios de la vida pública y privada e inclusive proviene de personas del círculo familiar o parejas sentimentales.

La violencia a las mujeres es un problema que no tenemos resuelto dado que la efectividad de las políticas públicas ha sido insuficiente para eliminar los hábitos y las percepciones que colocan a las mujeres en una posición inferior a la de los hombres o bien que las invisibilizan.

Las mujeres son discriminadas al recibir menores salarios que los varones por el desempeño de un trabajo igual, con menos oportunidades laborales, al desempeñar trabajos provisionales y precarizados. Considerando que las actividades de cuidado familiar continúan bajo su responsabilidad en la mayoría de los casos, se generan dobles y hasta triples jornadas de trabajo.

Además, las mujeres tenemos menores tasas de representación política y de acceso y permanencia en el sistema educativo. La vulnerabilidad se manifiesta en los índices de muerte materna, en la negación del ejercicio de los derechos sexuales reproductivos, en la violencia obstétrica, en los asesinatos por razones de género, en los casos de desaparición involuntaria y en la trata de personas con diferentes fines, particularmente de tipo sexual.

Es necesario que actualicemos nuestro marco jurídico y diseñemos políticas públicas que puedan tener un impacto significativo en estas tendencias sociales, culturales, económicas y políticas. Toda agenda política o gubernamental de seguridad, justicia y derechos humanos debe contener instrumentos contra la violencia de género de manera transversal, a fin de que atienda integralmente dichos problemas.

comentarios

Artículos relacionados