Ciudad de México, julio 13, 2020 17:58
Alcaldía Benito Juárez Ciudad de México Delegación Benito Juárez Elecciones 2018

El juarense Víctor Olmedo asoma su interés en dirigir el PAN capitalino; ‘el fracaso hoy del albiazul es innegable’, sostiene

Víctor Hugo Olmedo, quien fungió hasta hace unos meses como director general de Coordinación de Gabinete en la Delegación Benito Juárez y participó en las pasadas elecciones como candidato a la Alcaldía por el Partido Humanista –aunque es desde hace dos décadas militante de Acción Nacional— propone repensar el destino del partido azul y pide no cegarse ante una realidad: “Hoy el fracaso es innegable”.

En la siguiente colaboración, Olmedo hace una severa autocrítica del panismo en Ciudad de México, próximo a renovar su dirigencia, y asoma su interés es postularse para dicho encargo. Pero no como un simple relevo.

“Hoy se habla de las renovaciones de la dirigencia nacional y de los estados ante los resultados obtenidos. Es tiempo que tanto militantes como simpatizantes planteen sus expectativas con respecto al partido fundado por Manuel Gómez Morín y formular el plan de acción que permita un desempeño responsable y con un norte claramente definido”, sostiene.

Foto: Especial

 

VÍCTOR HUGO OLMEDO

Hace seis años, Acción Nacional obtuvo 850,922 votos para sus candidatos a las jefaturas delegacionales de la Ciudad de México. Hoy el fracaso es innegable: con 811,424 votos hablamos de una pérdida que representa una caída de un punto porcentual anual.

Las decisiones tomadas por una cúpula que ignoró la vocación de su militancia son reflejo de una decadencia que viene desde antes. Son 20 años que nos hablan del fracaso en la construcción de cuadros apropiados para la Ciudad de México.

La última candidatura panista en la capital fue en 2000 (cuando la distancia con respecto al ganador se redujo a menos de 2.5%). De entonces, a la fecha, se ha perdido 44% del apoyo ciudadano.

La designación de Isabel Miranda de Wallace como candidata a la jefatura de gobierno, sólo consiguió 647,006 votos (el más bajo para el partido desde que se vota por este cargo). Desgraciadamente, la experiencia dejó un aprendizaje precario donde no se valoró el riesgo de entregar la capital o, peor aún, donde se decidió sacrificarla para la conformación del frente.

Hoy se habla de las renovaciones de la dirigencia nacional y de los estados ante los resultados obtenidos. Es tiempo que tanto militantes como simpatizantes planteen sus expectativas con respecto al partido fundado por Manuel Gómez Morín y formular el plan de acción que permita un desempeño responsable y con un norte claramente definido.

A últimas fechas, el apelativo ‘panista’ ha tomado una carga peyorativa como consecuencia de malas decisiones que se deben reconocer para enfrentar los errores del pasado, asumirlos y enmendarlos.

Toca replantearse los principios de doctrina y volver a sentir el compromiso de pertenecer a un partido dispuesto a trabajar por México, con base en el respeto irrestricto a la dignidad de las personas, la solidaridad, la subsidiariedad y el bien común. Los pilares sobre los que se fundó el PAN marcan la brega de eternidad mediante la cual se deberá enfrentar con dignidad y congruencia los retos que aguardan.

En las próximas semanas buscaré establecer comunicación con los militantes de Acción Nacional con la intención de invitarlos a trabajar la política de esta ciudad bajo un nuevo esquema de pensamiento incluyente y colectivo basado en la participación ciudadana.

Los partidos políticos no son propiedad privada de ningún grupo y quienes los integran deben definir con claridad el rumbo a seguir. El reto es evidente y del resultado de esta coyuntura dependerá el futuro de la institución donde vislumbramos emprender nuestra acción política.

Víctor Olmedo

@vholmedos

 

comentarios

Artículos relacionados