Ciudad de México, octubre 25, 2020 04:07
Libre en el Sur

El 'politizado' #NoDeprimidoMixcoac

La principal queja hacia Jorge Romero como Jefe Delegacional de la Benito Juárez fue la falta de atención a las solicitudes de los vecinos, que derivaba por supuesto, en problemas cotidianos no resueltos, que se acrecentaron al final de su fallida gestión.

Fue por ello que a Jorge Romero se le conoció como el Jefe Delegacional “no me toca” y fueron también muy conocidas sus declaraciones, en público y en privado, dirigiéndose hacia los vecinos que exigían se les atendiera, refiriéndose hacia ellos como “perredistas” y la “débil oposición” en Benito Juárez, aunque no tuvieran nada que ver con el PRD.

Muy conocido también que de manera contrastante, atendiera en un santiamén las solicitudes (por más absurdas que resultaran) de panistas reconocidos y reconocidas de la delegación. Uno de los absurdos por ejemplo, fue la colocación de tres topes en la calle de Acacias ¡en menos de 50 metros! Esto a solicitud de una íntima amiga de Mauricio Tabe.

En cambio, cuando ciudadanos conocidos -por ejemplo- por haber votado por Miguel Ángel Mancera, o críticos a su administración panista, que solicitábamos una petición simple, como un cambio de luminaria o poda de árboles, o que nos quejábamos de alguna construcción que afectara nuestro entorno, la respuesta además de su ya clásico “no me toca” era: ellos son perredistas o tienen otros intereses políticos. Está politizado, decía.

Con eso se zafaba de atendernos, y en estricto sentido, coartarnos nuestros derechos como ciudadanos. Gobernó pues, sólo para los de su partido político, el PAN.

Ahora el gobierno del Dr. Miguel Ángel Mancera está cometiendo lamentablemente el mismo error. Dice el Jefe de Gobierno, en sus declaraciones a la prensa, que el proyecto del Deprimido Mixcoac, esta “politizado” por unos cuantos vecinos. Nuevamente le informaron mal sus funcionarios. En lugar de avanzar en el diálogo, retrocede.

Hace un par de semanas le dirigí una respetuosa carta al Jefe de Gobierno, publicada aquí en Libre en el Sur, que tuvo un gran respaldo por parte de habitantes de nuestras colonias cercanas a Río Mixcoac. En ella hice un recuento de cómo -desde el lado de los que vivimos en el área que será afectada por la probable obra del Deprimido- veíamos esta situación y también de forma objetiva, señalaba que antes de la tala se percibía que la mayoría de vecinos estábamos por la obra, pero que después de la torpeza de matar árboles centenarios, ahora la mayoría estábamos en contra, incluyéndome por supuesto.

Ni el Jefe de Gobierno, ni ninguno de sus funcionarios o staff de oficina, han tenido la amabilidad de responderme esta carta en mi carácter de ciudadano que cumple con derechos y obligaciones en la Ciudad de México. Ni la más mínima cortesía de responder una simple carta. Vamos, ninguna obligación ni responsabilidad de servidor público.

En cambio, leí en una columna periodística, que el argumento para no responderme, es por el hecho de que se me identificaba como un político profesional, que estaba politizando el asunto del Deprimido Mixcoac. Y la razón para referirse hacia mí como un político profesional, es haber sido Representante del Gobierno de Zacatecas en la Ciudad de México, del 2005 al 2010, cargo que me dio la oportunidad orgullosamente de haberme desempeñado como servidor público, y que lo hice sin distingo de partido político.

Pues bien, deje esa responsabilidad en octubre del 2010, es decir, hace más de 4 años. Y desde entonces, me he desempeñado como asesor en temas de comunicación y consultor profesional en Responsabilidad Social, sin militancia partidista en estos momentos.

Y también, soy vecino de la delegación Benito Juárez desde hace 35 años, y residente de la Colonia Acacias desde el 2009. Cumplo con mis obligaciones ciudadanas y pago puntualmente impuestos, contribuyendo económicamente al desarrollo de esta ciudad.

Leí también que había identificado otros actores políticos, que si bien es cierto, -y ahí coincido que de la noche a la mañana aparecieron de forma mágica en esta exigencia ciudadana- están de candidatos en estos momentos, o personas cercanas a candidatos, eso no les quita el concepto de ciudadano antes que políticos, y además, vecinos.

Pero, dándole algo de razón al Jefe de Gobierno, o más bien a su equipo que le mal informó, que estos dirigentes políticos intentaran llevar agua a su molino, la decepción es doble, porque se piensa que los vecinos de esta Delegación no somos gente pensante, que sabe distinguir claramente entre quien quiere aprovecharse de una situación, o quien quiere ayudar real y legítimamente a una causa, como es evitar una criminal tala.

La mayoría de los vecinos de las colonias afectadas por la tala y por el proyecto del Deprimido Mixcoac, tenemos en promedio el grado académico más alto de la Ciudad de México, muchos contamos con posgrado, diplomados, maestrías o doctorados. Eso nos da criterio para saber quién se intenta “colgar” de un movimiento, o quien realmente ayuda.

Pero si así fuera, por más militantes del PAN, PRD, Morena, Movimiento Ciudadano, del PRI-Verde etcétera que se sea, si son vecinos que viven en estas colonias, el Gobierno tiene la obligación de gobernar y dialogar con todos, ese es su mandato.

Inculparnos por defender nuestro entorno, es un grave error. Somos ciudadanos con plenos derechos, y también obligaciones, a quienes el gobierno tiene que escuchar, no importando creencias, religiones, militancias, o a que equipo de futbol le vayas.

Esta es la cuarta columna que escribo sobre el proyecto al que yo le llamo Macro Túnel Mixcoac, o como malamente le llama el gobierno “Deprimido Mixcoac”. La obra está suspendida en estos momentos, no sabemos por cuanto tiempo.

La información que dio a conocer el Jefe de Gobierno, sobre que en la Colonia Florida estaban diciéndoles a los vecinos que les iban a expropiar sus predios, honestamente nunca la escuchamos por aquí. En cambio, sigue la falta de información del proyecto integral, y a vecinos que nos hemos involucrado de forma directa en la causa por evitar la tala, no se nos voltea a ver. Sigue la equivocación del gobierno en recargarse en Comités Ciudadanos que no son representativos de nuestras colonias, que además no informan a vecinos. No hay un seguimiento puntual de las reuniones que se han hecho.

Quiero corregir públicamente que en la asamblea ciudadana del 12 de marzo había yo dicho que talaron más de 400 árboles. El dato real son 155 árboles, y que faltarían por talar 855. Vecinos, no lo permitamos. Pidamos, exijamos al Gobierno nos reponga uno por uno esos árboles, y presionemos también para que se nos reponga el daño con la compra del predio que se encuentra en la calle Oso y Recreo, al costado de Galerías Insurgentes, en la colonia Actipan, y que nos hagan un parque ahí. En ese lugar, corrupta y criminalmente también han talado árboles centenarios; en todo caso, politicemos también lo de ese predio, para que las autoridades volteen hacia nuestro entorno.

Sigamos también exigiendo el #NoDeprimidoMixcoac hasta que el gobierno satisfaga completamente nuestras demandas legítimas y ciudadanas.

A vecinos unidos que vienen de otras delegaciones, argumentado que la tala afectó a toda la ciudad, les solicitamos los que sí vivimos en estas colonias, nos apoyen de forma apropiada, dejando los protagonismos de lado, para que el gobierno no tenga pretexto “argumentando” que esta causa está “politizada”.

A los candidatos, o amigos de candidatos que les puedo decir: pues que sigan apoyando esta causa, es bueno que utilicen recursos que los vecinos no tenemos para hacerse notar más, pero también les solicito no cometan el mismo error del gobierno de entorpecer un diálogo entre vecinos realmente afectados y autoridades. Las campañas vendrán después.

En mi caso, ya no es “decidamos juntos”, nos han orillado al “exijamos juntos”. #CiudadanoIncómodo @floresaquino para los gobiernos que no atienden debidamente causas legítimas ciudadanas. No a la tala, no al Deprimido Mixcoac.

comentarios

Artículos relacionados