Ciudad de México, noviembre 28, 2022 19:52
Economía

Es costo de la deuda en 2023 el más alto en 27 años; ‘tocan’ 118 mil pesos a cada mexicano

Se necesitarán destinar un billón 79 mil millones de pesos el próximo año al pago de la deuda, precisa SHCP.

El monto que tendrá que desembolsarse  es equivalente a 3.4 por ciento  del Producto Interno Bruto (PIB).

STAFF/LIBRE EN EL SUR

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) dio a conocer que, para hacerle honor a este compromiso financiero, se necesitarán destinar un billón 79 mil millones de pesos el próximo año, lo que equivale a que cada mexicano deberá “pagar”  118 mil pesos.

Indicó que el monto que tendrá que desembolsarse hacia 2023 es equivalente a 3.4 por ciento  del Producto Interno Bruto (PIB) una cantidad que no se veía desde 1996, cuando entonces representó 3.5 por ciento.

Una idea de la dimensión que eso  significa lo da el hecho de que el billón 79 mil millones de pesos que deberán cargarse al costo financiero sirve para financiar 7.5 veces lo que se plantea gastar este año en la construcción del Tren Maya (143 mil 073 millones de pesos) o 3.2 veces el programa estrella de Andrés Manuel López Obrador: Pensión para Adultos Mayores (335 mil 499 millones).

Desde otra perspectiva, el monto total para solventar la obligación financiera representa 13% del presupuesto total que plantea esta administración federal para el gasto de 2023.

De acuerdo con la Propuesta de Presupuesto de Egresos 2023, el aumento en este gasto es derivado del ciclo alcista de tasas de interés que se prevé continúe en los siguientes meses. El costo financiero incluye el pago de intereses, comisiones y gastos de deuda pública del Gobierno federal, Pemex, la CFE, así como programas de apoyo a ahorradores y deudores de la banca.

Para compensar el incremento, la Secretaría de Hacienda explica que harán falta recursos, lo que se traduce en la necesidad de recurrir a déficit presupuestario.

“Obviamente esto presiona el gasto y está asociado a las altas tasas de interés que van de la mano con los altos niveles de inflación que estamos observando. Eso le quita margen de maniobra a la Secretaría de Hacienda en el gasto programable”, comentó Alejandro Saldaña, economista en jefe de Ve por Más en entrevista con el diario Reforma.

“Las mayores tasas estimadas en 2023 para la deuda pública aumenta principalmente el costo financiero de los instrumentos denominados a tasa variable, así como de las nuevas emisiones de instrumentos a tasa fija”, explica.

Se estima que para el año entrante una mayor tasa de interés real acumulada de 6 por ciento respecto a la tasa de 1.7 por ciento que se utilizó en el Presupuesto de Egresos de 2022, lo que aumenta las erogaciones asociadas a los programas de apoyo a ahorradores, es decir, transferencias al Instituto para la Protección al Ahorro Bancario.

Además, para 2023 existen erogaciones asociadas a los programas de apoyo a deudores de la banca por lo que el costo financiero de la deuda pública presupuestaria, a diferencia de 2022, se vería afectada por este concepto, se lee en el documento.

Para 2023 se estima que estas erogaciones representen 3.4 por ciento del PIB, mientras que lo presupuestado en 2022 fue de 2.7 por ciento.

“Vemos cierta fragilidad asociada a la inflación, el incremento de las altas tasas de interés, el enfriamiento de la economía global y bajos niveles de inversión en los últimos años, así que difícilmente se estaría cumpliendo ese 3 por ciento”, declaró Saldaña en la información que publica el rotativo capitalino en su edición de este domingo.

Según la SHCP, para para compensar el incremento, harán falta recursos, lo que se traduce en la necesidad de recurrir a déficit presupuestario.

Compartir

comentarios

Artículos relacionadas