Ciudad de México, septiembre 18, 2021 18:36
Libre en el Sur

Hace 50 años Salvador ‘El Negro’ Ojeda sembró la trova en la colonia Del Valle… y florecieron las peñas

Salvador El Negro Ojeda, músico fundador del grupo Los Folcloristas fallecido ayer, vivió buena parte de sus ochenta años en la colonia Del Valle, de la delegación Benito Juárez. Allí estudió la Primaria, en la escuela José Martí; allí también la Secundaria –que finalmente dejó trunca para dedicarse a la música—, en el Instituto Fray Juan de Zumárraga. Y allí, en 1962, fundó el legendario café Chez Negro, pilar de las peñas en que se escuchaba la música latinoamericana.
Por más de seis décadas Ojeda tocó la jarana, el piano, el contrabajo y las percusiones. También se destacó por componer sones, corridos, huapangos y boleros. Desde los 15 años, El Negro formó un grupo de rumba con sus amigos de la Del Valle, y poco más tarde un trío de música romántica. Luego casó con María Emilia, una pianista y acordionista, que le enseño solfeo. En 1962 abrió el café Chez Negro, que duró 16 años en el cruce de Avenida División del Norte y la calle Gabriel Mancera. Ahí surgió Los Folcloristas.
En el Chez se presentaron famosos como Lola Beltrán, Chamín Correa, Margarita Bauche, Chabuca Granda, Nacho Méndez y Pablo Milanés, y entre los clientes asistía el escritor Juan Rulfo. “Estaban de moda los cafés cantantes y puse este lugar un poco para refugiarnos allí los rumberos, porque el rock nos había desplazado”, contó Ojeda en una entrevista con la revista Proceso. “El Chez Negro (clausurado definitivamente en 1974 por el regente capitalino Ernesto Uruchurtu, pues “un tipo influyente” se quejó de los autos estacionados frente a su casa) fue el punto de reunión de todas las épocas que viví de rumbero: los sábados y domingos tocábamos rumba, y entre semana eran días que le hacíamos a lo romántico, la música clásica, lo folclórico sudamericano, yo con el son jarocho y con la familia Ávila salía todo tipo de géneros”.
En 1979, a iniciativa de El Negro y un grupo de Radio Educación –que casualmente también se ubica en la colonia Del Valle–, así como la Casa de Cultura Agustín Lara, impulsaron la realización del I Encuentro de Jaraneros y Decimistas, que se ha realizado ininterrumpidamente.En ese encuentro se reúnen agrupaciones conformadas por músicos profesionales, así como estudiantes de escuela o empíricos, que colaboran para difundir el son jarocho.

comentarios

Artículos relacionados