Ciudad de México, octubre 21, 2020 23:23
Dinorah Pizano Osorio Opinión

JUVENTUD COMO SISTEMA / Desaparición de los trabajadores

POR DINORAH PIZANO OSORIO

En 2018 el ingreso laboral real, es decir el poder adquisitivo del ingreso laboral en México, es menor al del año 2005. Así lo dio a conocer el Coneval en el Índice de Tendencia Laboral de la Pobreza (ITLP) al segundo trimestre del año en curso https://coneval.org.mx/Medicion/Paginas/ITLP-IS_resultados_a_nivel_nacional.aspx .

Si bien el ITLP no constituye una medición de pobreza, nos permite dimensionar el grado de deterioro en las remuneraciones producto del crecimiento asimétrico del salario con respecto a los precios del mercado.

La cifra cobra mayor relevancia cuando todas las señales del mundo económico indican que las condiciones laborales experimentarán, en el corto y mediano plazos, transformaciones y modificaciones aceleradas las cuales no necesariamente favorecerán a los trabajadores.

Foto: Cuartoscuro

“…si se mira a las motivaciones de las compañías que están desarrollando la IA, la principal es ganar dinero. Siempre harás más dinero si reemplazas humanos por máquinas que puedan hacer los mismos productos más baratos. No haces más dinero diseñando una IA que es más bondadosa. Hay una gran presión económica para hacer que los humanos sean obsoletos”, dijo recientemente el profesor del MIT Max Tegmark.

Para completar la radiografía encontramos el siguiente dato: casi el 50 por ciento de los trabajadores del mercado laboral ganan no más de dos salarios mínimos mensuales, es decir, 5 mil 301 pesos. Así lo dieron a conocer en días recientes integrantes del Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM.

De mantenerse estas cifras, nos encaminamos a tener millones de adultos en circunstancias precarias (más agudas de las observadas hoy), pues además casi 60 por ciento de los trabajadores carecen de seguridad en el empleo y la cuarta parte de la fuerza laboral ocupada sobrevive con 88 pesos al día.

La condición necesaria para cualquier tipo de progreso radica en la mejora constante de las condiciones de vida, las laborales entre ellas. El futuro tiene viabilidad si comenzamos a planificarlo hoy. Es fundamental elevar los ingresos y darle al trabajador el papel protagónico que tiene en la economía y en el contrato social.

 

 

 

comentarios

Artículos relacionados