Ciudad de México, diciembre 4, 2020 01:21
Libre en el Sur

Los guerreros

A punto de las contiendas en pos de la Gran Tenochtitlán, las huestes de los tres ejércitos en conflicto se preparan bajo las instrucciones de sus generales y empiezan a mostrar matices en la lucha por librar. La tribu del Sol Azteca, bien posicionada en el amplio territorio por defender, dio pasos para consolidar sus estructuras internas, sumando al equipo de campaña de Miguel Ángel Mancera a quienes fueron sus principales adversarios al interior del clan, excepto, claro está, a Alejandra Barrales, quien se mantiene aún emberrinchada pese a la candidatura al Senado ofrecida por el huey Tlatoani, Marcelo Ebrad. Es de destacarse también al interior de las izquierdas las pláticas sostenidas con Andrés Manuel López Obrador y el líder moral del perredismo Cuauthémoc Cárdenas, quien habló largo y tendido con Mancera. Un todo que denota el fortalecimiento de las líneas de ataque y defensa de los emplumados amarillos, así como el pago de facturas a diversos compromisos políticos al interior de las izquierdas.

Pero hay más: Interesante el anuncio de incorporar a guerreros de basta experiencia y reconocida trayectoria para fortalecer las líneas de mando de las infanterías, como es el caso de Porfirio Muñoz Ledo, quien goza de una lucidez política nada desdeñable. Por lo pronto Joel Ortega, Martí Batres, Carlos Navarrete y Gerardo González Noroña acompañaran a Mancera en su guerra por mantener la capital de la república. Las izquierdas fuertes de por sí en el Valle de México se fortalecen al cerrar filas, mostrarse disciplinadas e incorporar personajes de peso político como es Porfirio Muñoz Ledo al equipo de campaña de Mancera. Muñoz Ledo posee una impresionante sagacidad política y ha combatido en diversos escenarios. A la campaña se adhieren también intelectuales, académicos universitarios y artistas para ir conformando un verdadero trabuco, que con el triunfo cargará con un sinfín de intereses por saldar. Las sumas del nobel mexicano, el químico universitario Mario Molina, del científico René Drucker y de otros distinguidos académicos como Héctor Castillo, Jorge Legorreta, Antonio Dovalí, además de artistas como Héctor Bonilla y el escritor Paco Ignacio Taibo II, le darán más estructura a sus propuestas y delinean un equipo más cercano a la ciudadanía. Sin duda un acierto.

Por los rumbos del norte de la ciudad, en el cuartel general de los emplumados tricolores, los movimientos y anuncios recientes dan muestra del deseo del clan priísta por recuperar lo que alguna vez fue de su dominio y pensaban imposible de perder: La capital del país, sede de todos los poderes y corazón y razón de la Nación. No deja de llamar la atención la incorporación del senador Carlos Rojas Gutiérrez al primer círculo de Beatriz Paredes. No hay que olvidar que Rojas Gutiérrez fue el arquitecto y operador principal del programa social del salinismo (Solidaridad), que nos gusten o no funcionó como instancia político-social en la construcción de un amplio tejido social, en los rumbos más pauperizados del Distrito Federal y su periferia.

Y en éste sentido llama poderosamente la atención la muestra de músculo en el acto masivo del domingo pasado, en el Palacio de los Deportes, encabezado por Enrique Peña Nieto. La alta dirigencia príísta hizo acto de presencia, y la misma Paredes Rangel, quien rememoró la figura de Luis Donaldo Colosio y al movimiento territorial que construyó en su tiempo, limó asperezas con el líder de los pepenadores, Cuauthémoc Gutiérrez, quien fue ampliamente aplaudido., no así la tlaxcalteca. No hay que olvidar que ésta amplia población de pepenadores y recoge basura es uno de los bastiones de la estructura territorial del PRI en los suburbios de la Gran Tenochtitlán.Los priístas van con todo lo que tienen por la alternancia en la capital. De eso no hay duda. Pelearan palmo a palmo, cuerpo a cuerpo por hacerse presentes e ir sumando.

Por el sur de la ciudad en el desprotegido cuartel general de los emplumados blanquiazules, las cosas parecen no moverse, salvo por los discursos golpeadores de Isabel Miranda de Wallace, quien ha arremetido contra los perredistas acusándolos de demagogos y de incapaces en materia social, además de cuestionar el trabajo de Mancera en seguridad. Empero, no se observa el reclutamiento de tropas de infanterías, ni especialistas en caballerías, ni mucho menos mandos medios y superiores que la puedan ayudar en su casi imposible lucha. Mario Molina a quien nombró para incluirlo en su gabinete, también es pretendido por los amarillos y es más seguro se incline por las izquierdas. Su estrategia –ha revelado—es combatir en el escenario de los medios de comunicación y las redes sociales, pues los panistas carecen de estructura social. Habría que recordarle que la mayoría de los chilangos no son afectos al uso del internet. Isabel va sola: sin gente, sin mandos, sin estrategia, sin logística, sin proyecto, directo al templo de los sacrificios.

++++

¿Alguna vez ha intentado apostillar un documento en los tortuosos caminos de la burocracia capitalina?. Apostillar no es otra cosa que certificar un documento oficial emitido por las mismas instancias oficiales. ¿Jodido no? Pues vea usted. Mi hijo Paco, estudiante de Arquitectura en la Universidad Nacional Autónoma de México, se hizo merecedor de un intercambio académico en la Universidad de la Plata, Argentina. Llenó todos los documentos, cumplió con todos los requisitos académicos al interior de la UNAM, sin mayor problema. Luego le pidieron apostillar dos documentos: uno la carta de antecedentes NO penales, lo cual hizo sin mayores dificultades ante las instancias federales, el otro documento a apostillar fue el acta de nacimiento trámite que debió realizar ante las autoridades capitalinas. Y hete aquí lo absurdo: acudir a la Dirección General Jurídica y Estudios Legislativos del GDF, allá por la Candelaria, para pedir la solicitud respectiva (trámite que se realiza sólo de 9 a 11 horas) y ser informado de que debía pagar 70 pesos para que acepten sus documentos, sólo que el pago se realiza en instalaciones de la Tesorería del GDF, la más cercana ubicada por Izazaga y Salto del Agua. Entonces ahí vas, a donde debes esperar turno para que te den una línea de captura y hacer el pago en un banco anexo. Ya con ese comprobante de pago debes regresar a ingresar los papeles, sólo que las dos horas que te dieron resultaron insuficientes, así que deberás regresar otro día para ingresar tus documentos y esperar hasta la tarde para que te los entreguen apostillados. No sería más fácil obtener la solicitud por internet e imprimirla junto con la línea de captura, ir al banco y con todo lleno acudir a apostillar el documento, sin tantas vueltas y pérdida de tiempo, dinero y esfuerzo. Hay que hacer más ágiles los procesos en la ciudad de la esperanza.

comentarios

Artículos relacionados