Ciudad de México, octubre 26, 2020 19:50
Libre en el Sur

Lucra GDF con árboles para favorecer a emporio comercial

Un documento revela que la Secretaría del Medio Ambiente capitalina vendió a Liverpool en casi 450 mil pesos la vida de 67 árboles para que pueda construir cines en Galerías Insurgentes. Este es el texto que al respecto apareció en la edición impresa de Libre en el Sur corresponidente a octubre, que se encuentra en circulación.

Francisco Ortiz Pardo

Además de avalar la depredación ambiental para dar paso a obras viales (como en el caso del doble túnel vial de Río Mixcoac), el “izquierdista” Miguel Ángel Mancera gobierna bajo el signo del capitalismo más despiadado, donde hasta los árboles tienen precio en detrimento de la calidad de vida de los capitalinos. Efectivamente, a través de la Secretaría del Medio Ambiente (SMA), el jefe de Gobierno concede a los grandes empresarios la posibilidad de matar árboles, siempre y cuando paguen cada derribo en alrededor de siete mil pesos.

En los “considerandos” de estas transacciones por supuesto no aparece citado el precepto universal sobre el derecho humano a un medio ambiente sano; y no importa si se trata incluso de especies consideradas en la ley “monumentos urbanísticos” de la ciudad de México. Tampoco se explican las razones por las que se opta por un pago en dinero y no un resarcimiento en especie, contemplado en la legislación ambiental. Mucho menos se precisa lo que hará el GDF con ese dinero.

Un caso escandaloso es el derivado de un acuerdo con el emporio de tiendas departamentales Liverpool, al que el GDF ha dado la autorización de talar 67 árboles a cambio del pago de 447,491 pesos, lo que equivale a 6,678.97 pesos por cada uno. El corporativo busca ampliar su negocio de Galerías Insurgentes, con cines y locales para comida rápida en un predio ubicado en la calle Oso 51, en la colonia Actipan de la Delegación Benito Juárez. Vecinos de la zona se oponen y han emprendido una campaña de denuncias en las redes sociales. Hoy se sabe, por esta autorización, que empresarios y autoridades están coludidos.

Libre en el Sur tuvo acceso a la resolución administrativa de la SMA, con folio 0159771/2013. En ella se detallan las especies a las que se autoriza talar, entre ellas 20 fresnos y cuatro cipreses, especies protegidas por la Ley de Salvaguarda del patrimonio Urbanístico del Distrito Federal, que sólo pueden ser derribadas si se encuentran muertas o ponen en riesgo la vida de personas. La dependencia gubernamental destinada a proteger el medio ambiente es la primera en permitir la depredación.

En el predio de Galerías Insurgentes también se encuentran en inminente peligro de ser talados 14 truenos, tres jacarandas, una casuarina, un hule, seis yucas, dos duraznos, tres aguacates, tres moras, un higo, un pirul, un eucalipto, tres ficus, tres aceres negundos y una grevillea.

A cambio de su derribo el GDF exige el pago de 6,910 días de salarios mínimo general vigente en el Distrito Federal, a razón de $64.76 (sesenta y cuatro pesos 76/100 M.N.), equivalentes a un puntaje de 1,290, “lo que se traduce en una cantidad de $447,491.60 (cuatrocientos cuarenta y siete mil cuatrocientos noventa y un pesos 60/100 M.N.)”. Es decir, un pelo de gato para Liverpool.

(En la foto, camiones de cemento entre los árboles del predio de Oso 51).

comentarios

Artículos relacionados