Ciudad de México, mayo 21, 2024 10:57
Ciencia y tecnología

Muere Ricardo Claps, el chileno exiliado en México que desde niño se distinguió por dar a los demás

Claps llegó con su familia a México tras el golpe militar de Pinochet contra Allende en 1973, hace justo 50 años

Convertido en eminente físico que colaboró con la NASA, sus compañeros de la infancia en el Colegio Madrid lo recuerdan por su amistad y apoyo en sus necesidades académicas.

STAFF / LIBRE EN EL SUR

Ricardo Claps llegó a México a los cuatro años de edad, cuando su familia se exilió obligada por el golpe militar de Augusto Pinochet en Chile contra el gobierno democrático de Salvador Allende, el 11 de septiembre de 1973.

Justo un día después de cumplirse 50 años de aquel hecho trágico se ha anunciado que Claps, que se convirtió en un eminente científico dedicado a la física, murió en su casa de Fresno, California, víctima de una enfermedad autoinmune.

Sus amigos del Colegio Madrid en la ciudad de México, de la generación que egresó en 1987, lo recuerdan como una persona entrañable, solidaria, que a muchos de ellos ayudó a solucionar dudas y los preparó para exámenes de recuperación, dado que él siempre fue un estudiante de excelencia. Apasionado de la historia de México, dejó asimismo huella con su participación en favor de los más desprotegidos.

A las condolencias se sumaron las autoridades del propio Colegio Madrid.

Su padre, Domingo Claps, era diputado nacional de la Unidad Popular de Allende cuando el fascismo azotó al país sudamericano, que obligó a miles de chilenos a exiliarse en México con el buen gesto de un gobierno que hacia adentro había sido cuestionado por la persecución política de disidentes y ex guerrilleros.  

Varios de los niños de esas familias chilenas fueron recibidas para estudiar en el Colegio Madrid, que a la vez es una escuela fundada por los republicanos de la Guerra Civil Española, acogidos en su momento por Lázaro Cárdenas.

A pesar de que parte de su familia regresó a Chile tan pronto se restableció el orden democrático, Ricardo Claps, nacido en Santiago de Chile el 22 de abril de 1969, se quedó aquí para estudiar física en la UNAM. Más tarde se avecindó en Austin, Texas, para hacer el postgrado y quedarse para siempre a residir en Estados Unidos. Se doctoró en Física Molecular por la Universidad de Texas.

Convertido en un destacado científico, participó con la NASA en un programa para medir concentraciones de amoniaco en un ambiente de simulación en la atmósfera extraterrestre en la Estación Espacial Internacional. El proyecto se suspendió. El Congreso en Washington le retiró el financiamiento.

“Aterricé en Austin. Dos semanas después cancelaron el proyecto por cuestiones políticas. El Congreso le cortó el financiamiento, pero no fue muy dificil porque la física está llena de áreas interesantes”, dijo en una entrevista posterior.

Antes de su enfermedad, realizaba las patentes de lentes para META en Valle de Silicón, como parte del proyecto Metaverso, donde uno puede participar en proyectos virtuales en tercera dimensión. Falleció rodeado de los suyos en Fresno, California, este martes 12 de septiembre. Tenía 54 años de edad.

Ricardo Claps con sus compañeras del Colegio Madrid. Foto: Especial

A propósito de su muerte, Domingo, el hermano de Ricardo, escribió las siguientes líneas en Los Ángeles Press:

Mi hermano Ricardo, me parece, tuvo todos los logros académicos que una persona de su tiempo pudo haber logrado: siempre fue un alumno de excelencia, con notas temiblemente perfectas. Sin embargo, para mí, su excelencia estuvo más que nada en su constante preocupación por las personas menos afortunadas de nuestras segregadas sociedades latinoamericanas.

Ricardo, en el fondo, ahí desarrolló su pertenencia… Y vaya que lo hizo: desde los 15 años fue un concienzudo alfabetizador; de hecho, en el Colegio Madrid las campañas de alfabetización iniciaron un año antes que la primera oficialmente reconocida (Huiramba1986). Ricardo, me consta, pudo enseñar a leer a dos jardineros del Colegio… Luego vinieron Huiramba, Tupátaro, Malacatepec…

Y en sus últimos años, ya en California, a pesar de dedicarse 100% a su carrera profesional como científico… Logró promover el asilo en EU de distintas personas, migrantes mexicanos, que huían de la violencia del narco.

Compartir

comentarios

Artículos relacionadas