Ciudad de México, diciembre 4, 2020 08:04
Libre en el Sur

Obliga presión mediática a atender denuncias de vecina amenazada en Crédito Constructor; suspenden presunta obra irregular

Luego de casi dos meses de presiones y amenazas de las que ha sido víctima Georgina Olivares, habitante de la colonia Crédito Constructor –mismas que han sido ampliamente difundidas en medios impresos y electrónicos–, la Delegación Benito Juárez suspendió una obra ubicada en Insurgentes Sur 1524, que es señalada por dañar la casa de la vecina.
La propia DBJ había recibido una manifestación de construcción para la implementación en ese predio de locales comerciales y 37 cajones de estacionamiento, según acusa la vecina, sin que se haya consumado la fusión de dos predios que conforman la esquina completa de Insurgentes y Ceres.
De acuerdo con Olivares, el director general de Obras y Desarrollo Urbano de la DBJ, Rigoberto Carmona, pudo constatar personalmente el pasado jueves 12 las afectaciones a su casa, ubicada en la calle Ceres número 8. El más reciente daño –motivo de la suspensión– fue provocado por una cala de aproximadamente tres metros, que pone en riesgo la propiedad de la vecina por eventuales filtraciones de agua.
Pero hay otras afectaciones que antes fueron ignoradas: Como cuando abrieron un boquete en la barda de la vecina al realizar calas en las colindancias e intentar derribar un contramuro (Denuncias FBJ/BJ-2/T1/387/09-02 y acumulado FBJ/BJ-2/T3/736/09-04, ante la PGJDF), cuya reparación calcula en 250 mil pesos.
Al tiempo que la vecina denunciaba esos daños a su casa a través de vías civiles y penales, comenzó a recibir amenazas por resistirse a vender su propiedad. El último panfleto, que se le hizo llegar hace unos días junto con un arreglo floral, decía: “Le arrebatamos la casa o le arrebatamos la vida”.
Pero las cosas ya habían llegado lejos, desde que el martes 29 de marzo pasado su casa fue baleada; los impactos eran visibles en los vidrios y muros del estudio y la recámara de una hermana suya, quien dormía cuando ocurrió el atentado (Expediente BJ1T/T1/612/1103 de la PGJDF). Un mes después, el 30 de abril, dos hermanas de Georgina fueron interceptadas por un sujeto cuando caminaban por la banqueta de Insurgentes Sur, a la vuelta de su casa, quien las golpeó en las piernas con un pedazo de llanta de bicicleta. Ese hecho también fue integrado a las denuncias penales.
Georgina Olivares reitera que no negociará nada con los propietarios del predio de Insurgentes 1524 y menos aún venderá su casa. “Y tampoco los perdonaré”, acota. Afirma que luchará hasta conseguir el pago de los daños a su propiedad y, lejos de amilanarse frente a las amenazas, “vengan de donde vengan”, anuncia: “Seguiré denunciando lo que haya que denunciar. No nos debemos dejar abusar más”.

comentarios

Artículos relacionados