STAFF/LIBRE EN EL SUR

Con la tolerancia evidente de la Alcaldía panista de Benito Juárez, entrenadores de perros han “privatizado” el espacio público del parque San Lorenzo, en la colonia Tlacoquemécatl Del Valle, para hacer un jugoso negocio particular

Las autoridades no han atendido desde hace meses  las reiteradas quejas vecinales ni las denuncias periodísticas sobre esa actividad ilegal, que viola la Ley de Cultura Cívica de la Ciudad de México y la condición de este jardín como espacio público protegido por la Ley de Salvaguarda del Patrimonio Urbanístico y Arquitectónico de la capital.

Uso de un espacio público –y tesoro urbanístico– usado con fines de lucro. Atrás se puede ver la iglesia franciscana de San Lorenzo, del siglo 16. La autoridad no ha actuado. Foto: Especial

 

Los entrenadores de perros ocupan y se apropian por varias horas, alrededor del mediodía y al menos tres veces a la semana, el área pública dedicada al esparcimiento de las mascotas, de manera que hacen imposible que sea utilizado por los vecinos que pretenden llevar a pasear ahí a sus perros.

Este lunes, Libre en el Sur contó 28 perros en la “escuela” privada, que además provoca naturales tolvaneras de heces fecales que se esparcen por todo el parque, donde pasean numerosos niños y adultos mayores.

Al percatarse de la presencia del reportero de Libre en el Sur, la entrenadora encargada del negocio agredió al periodista. Enardecida, profirió a gritos ante vecinos que atestiguaron el hecho toda clase de insultos y reclamos y amenazó al reportero –al que tomó fotografías–  con “denunciarlo en la delegación”.

Esa misma  mujer y una acompañante suya fueron ya en una ocasión remitidas a la delegación de Policía de Benito Juárez por ocupar para su “escuela de perros”  una de las canchas deportivas del propio parque de San Lorenzo. Fueron entonces reconvenidas por la autoridad sobre la ilegalidad de sus actos. Ambas firmaron un compromiso de  no reincidencia antes de ser liberadas. Ahora reinciden sin que la alcaldía panista se los impida.

Desplazamiento de los perros, a unos pasos del lugar. Hay canes sin cadena. Foto: Especial

 

El área de la cual se apropian, además, se ubica a escasos 50 metros de la capilla de San Lorenzo Mártir, construida por los misioneros franciscanos en el siglo XVI y que está catalogada como monumento nacional por el INAH.  El parque está  localizado entre las calles de San Lorenzo, Fresas, Magnolias y Manzanas de la citada colonia.

Las entrenadoras violan flagrantemente además el reglamento específico de la zona canina del parque, colocado en la entrada del mismo, que precisa que ese espacio es exclusivamente para el esparcimiento de las mascotas, a las que deberán acompañar siempre sus dueños, y por supuesto no con fines lucrativos.

 

comentarios

francisco

Website:

Recent Posts