Ciudad de México, mayo 18, 2024 17:02
Nancy Castro Opinión

A propósito del Día Internacional del Taco

Los artículos de opinión son responsabilidad exclusiva de sus autores.

Pobreza y crecimiento. Corrupción y progreso. Libertad y crimen. Así de paradójica es la imagen de México en el mundo…

POR NANCY CASTRO

MADRID. México es conocido, entre otras cosas internacionalmente, por su arte culinario. El producto que nos representa por excelencia, es el taco. A propósito de eso el 31 de marzo  fue el día internacional del taco, receta que se exporta internacionalmente y nos deja con buen sabor de boca a los mexicanos. Esta idea surge gracias al Grupo Televisa en el año 2007, cuando lanzó una campaña publicitaria en la que anunció esta fiesta bajo el lema de «Porque a todo el mundo le llega su día: Día del Taco, 31 de marzo».

Cada que se habla de él  genera sentido de pertenencia, arraigo, identidad, añoranza y nostalgia para los que un día decidieron emigrar del país. Por lo tanto Hablar de México, lindo y querido es hablar de tacos. Así nos reconocen y  acostumbrados a ello, a veces no valoramos todo lo que representa una tortilla de maíz, un guisado y  una buena salsa. Por mucho, nuestro arte culinario es de los más variados, rico y reconocido en todo el mundo.

¿Cómo es posible que en México se encuentre el sitio más hermoso para vivir, pero también el más peligroso?

Pero así como  el taco nos identifica como cultura de manera positiva, la violencia nos identifica como sociedad de manera negativa. México, a los ojos de otros países, será uno de los más violentos. No hay día que no haya muertes, no hay día en que no desaparezcan personas, no hay día que no se mate a una mujer, no hay día en que el narco no deja de generar terror y eso a los ojos de los demás es lo más negativo. Pero a los ojos de los mexicanos,  está tan inserto que lo hemos normalizado como parte de nuestra segunda naturaleza. Otras de las cualidades positivas del país es la cantidad de sitios espléndidos en riqueza tanto en su ecosistema como en cultura local.

¿Cómo es posible que en México se encuentre el sitio más hermoso para vivir, pero también el más peligroso? Este tipo de contradicciones siempre serán parte de un distintivo que mantiene la cultura mexicana a flote.

Pobreza y crecimiento. Corrupción y progreso. Libertad y crimen. Así de paradójica es la imagen de México en el mundo. 

La percepción y el imaginario sobre los países, desde otros lugares en el mundo, sin duda, ha cobrado aún más relevancia en la era de redes sociales y la vertiginosa velocidad de las comunicaciones. Todo esto a pesar del desinterés aparente por lo global y la crisis de violencia de los últimos años.

¿Pero cómo es visto México por los demás países?

Los países de Latinoamérica ven a México en gran parte como el hermano mayor que tenía todas las ventajas y condiciones para salir adelante y aun así, fracasó.

Pero la percepción de México no es universal y varía significativamente según el país o la región en cuestión. Por ejemplo, en Estados Unidos, la percepción de México está marcada cercanía geográfica y la relación histórica entre los dos países. Generalmente, hablar de México resulta en temas de migración ilegal y el tráfico de drogas, lo que ha llevado a una imagen negativa de México en la mente de muchos gringos.

En Europa, la percepción de México puede ser ligeramente diferente, con un énfasis más marcado en la cultura y el turismo. Sin embargo, también se expresan con más frecuencia con preocupación por la violencia y la inestabilidad política en el país. Aunque la postura hacia nuestros connacionales no es la misma que la de los gringos, sin duda la percepción de México como país en vías de desarrollo es muy similar. Un país acechado por instituciones débiles, una democracia vulnerable y una clase política incompetente y corrupta.

En Asia, la percepción de México puede ser menos amplia o universal, debido a la distancia geográfica y la falta de una relación histórica o cultural estrecha. Sin embargo, México es visto como un país relativamente avanzado y económicamente estable en comparación con otros países de América Latina, aunque hacia el interior estemos sujetos a profundas desigualdades socioeconómicas y una endeble clase media.

La percepción de México en el mundo, estática por décadas por tantas ventajas geográficas, climáticas, y muchas otras que nos favorecen, se ve hoy en día matizada con un grado de confusión, pues contrasta la idea de México como un lugar paradisíaco y afortunado en todos los aspectos, con la realidad de que, a pesar de todas estas ventajas, no logramos aprovecharlas y salir así del subdesarrollo. 

La decisión que deberemos tomar entre alinearnos con el resto de Latinoamérica o ser realmente un socio equitativo de Norteamérica, uno de los bloques económicos más fuertes del mundo. De esto dependerá sin duda cómo el mundo nos perciba en el futuro.

Compartir

comentarios

Artículos relacionadas