Ciudad de México, octubre 25, 2020 14:15
Libre en el Sur

Reconocen labor de la activista juarense Leonora Esquivel a favor de los árboles y los animales; ‘es esencial el respeto a esos seres vivos’, dice

(Mariana Malagón)- La Asamblea Legislativa del DF (ALDF), el Foro Ciudadano en Acción Creando Espacios, el Instituto Nacional de las Mujeres y la Asamblea Ciudadana de Mujeres del DF, que de manera conjunta impulsan una iniciativa para reconocer el trabajo de mujeres que realizan una labor comunitaria en el Distrito Federal, reconoció la labor activista de Leonora Esquivel, vecina de la delegación Benito Juárez, quien lucha por la defensa de los derechos de los árboles y de los animales.

Ello ocurrió en el marco de la exposición fotográfica Biografías de Mujeres del Distrito Federal 2015 llevada a cabo el pasado 17 de noviembre. Además, el próximo 27 de noviembre se presentará una memoria con las biografías de las mujeres que recibieron este reconocimiento.

Esquivel contó a Libre en el Sur en entrevista que ese respeto –como lo llama ella– por los árboles y los animales es el resultado de un proceso gradual a lo largo de su vida. Sin embargo, reconoció que la educación que recibió desde niña “tiene mucho que ver”, pues sus padres le inculcaron el respeto a la naturaleza, a cuidar a los árboles y no maltratarlos. Mientras que, respecto a los animales, atribuye ese interés en involucrarse en su defensa a la idea que se trata de seres desprotegidos y marginados en nuestra sociedad.

La activista habló el dolor que siente al notar que se tala un árbol porque sus raíces levantaban una barda, porque algún vecino se quejó porque tira muchas hojas o porque estorban con los cables de luz. “Es muy doloroso como una vida de 20 años o más, es cegada en cuestión de minutos por unas instrucciones irresponsables o decisiones corruptas.

Un árbol representa para Leonora un microecosistema, el cual contiene una diversidad de seres que habitan, dependen y comen de él. Son seres que “adornan nuestra Ciudad, que dan mucha paz y tranquilidad en su contemplación”. Además, considera que tiene una conexión profunda con los árboles, ya que disfruta ver su follaje, los tonos de sus colores, sus formas o que es el hogar de otros animales. “De los grandes placeres que encuentro en la vida es recostarme bajo un árbol y ver el cielo a través de su follaje”; por lo anterior, indica que lo mínimo que se puede hacer por éstos, es defenderlos, cuidarlos y respetarlos.

Entre las acciones que Leonora Esquivel realiza en favor de los animales y de los árboles están, por ejemplo, no consumir alimentos de origen animal ni utilizar productos no experimentados en animales; tampoco asistir a espectáculos donde los animales sean la atracción. También utiliza la bicicleta como medio de transporte, ha sembrado árboles en donde vive y es participante en la defensa de la tala de árboles “justificada” por nuevas construcciones, como en el caso del deprimido Río Mixcoac.

Al respecto, dijo que se realizó la campaña denominada “Abraza un árbol”, con el objetivo de salvarlos. Cabe señalar que los árboles que abrazaron durante ese acto, la mayoría se han talado por la construcción del túnel vial. El resultado de diferentes acciones mediáticas que llevaron a cabo fue salvar los árboles del camellón de Barranca del Muerto, detalló Leonora. Posteriormente, en conjunto con los vecinos colocaron una ofrenda para recordar a los árboles que se habían talado.

Por otra parte, refirió que ella fundó una organización internacional llamada AnimaNaturalis, la cual está presente en cinco países de Latinoamérica y en España. Se dedica a establecer y difundir los derechos de los animales en países de habla hispana, a través de campañas como Hazte Vegetariano, Viste tu propia piel y Lunes sin carne. Además, lograron los circos sin animales en el DF.

En el tema de los árboles, junto con una vecina de la colonia Del Valle, Kim López Mills, creó el frente Vivan los Árboles, que comenzó con la defensa de 20 árboles ubicados en un predio en Pilares que iban a ser talados para la construcción de un edificio. “Lamentablemente no logramos salvarlos a todos, se logró salvar a los ocho más longevos”, detalló Leonora.

Entre los objetivos de Vivan los Árboles enlistó proteger y defender a los árboles de la Ciudad, así como enseñar la metodología que deben seguir en casos donde hay árboles amenazados de ser talados. Además, Vivan los Árboles tiene como propósito informar a la gente sobre los beneficios de tener árboles cerca de su casa, debido a la a ignorancia y apatía que existe por parte de los vecinos sobre lo que representan los árboles. “Ven que están talando un árbol, toman una foto y la suben a Twitter, pero no hacen nada más”, lamentó Esquivel.

Agregó que es dolorosa la indiferencia de las personas, por lo que se ha alejado de los temas del activismo, ya que la lucha es contra instancias a las que no se les ganará, como el gobierno. Sin embargo, aseguró que no concibe otra manera de existir más que defendiendo, en la medida de sus posibilidades, “a seres que no pueden hacerlo por sí mismos”.

Con relación a su reconocimiento en Biografías de Mujeres del Distrito Federal 2015 manifestó una gran satisfacción porque, para ella, significa dar la posibilidad al tema de los derechos de los animales y de los árboles de aparecer y ser escuchados. Asimismo, es importante que entre las 35 mujeres reconocidas haya una que hace algo por los animales porque se lanza el mensaje a la sociedad de que es una causa que también vale la pena ser defendida. “El éxito del activismo no lo mediría en cuántos animales o árboles se han salvado, sino en cuántas conciencias hemos despertado o a cuánta gente hemos motivado”, apuntó Leonora Esquivel.

comentarios

Artículos relacionados