Ciudad de México, noviembre 27, 2020 03:07
Libre en el Sur

UN AÑO DE SIMULACIONES: Gasta Delegación Benito Juárez más de medio millón de pesos en mantas y viola la Ley al colocarlas en el mobiliario urbano

En su afán por simular la realización de eventos y supuestas acciones de gobierno, la administración del delegado panista Jorge Romero Herrera en Benito Juárez ha gastado en su primer año de ejercicio más de 539 mil pesos en mantas de material plástico, cuya colocación en el mobiliario urbano –postes, semáforos, árboles— además de la contaminación visual que se provoca, constituye una violación flagrante a lo dispuesto por la Ley de Cultura Cívica del Distrito Federal, que expresamente lo prohíbe.

En respuesta a una solicitud de información de Libre en el Sur, la Oficina de Información Pública (OIP) de la propia DBJ confirmó que entre el 1 de octubre de 2013 y el 30 de septiembre de 2013 han se han fabricado un total de 550 mantas de diversas medidas, todas ellas encargadas a una sola empresa proveedora, Oniria Digital, S.A., de C.V., con domicilio en avenida Vasco de Quiroga 1240, en Santa Fe, mismas que, asume, han sido colocadas “en la vía pública” de la demarcación. (Oficio número DRMSG/806/2013, de fecha 1 de octubre de 2013, firmado por el director de Recursos Materiales y Servicios Generales, Víctor Manuel Mendoza Acevedo).

Con ello, además del despilfarro de recursos, la autoridad delegacional comete violación al artículo 26 de la Ley de Cultura Cívica del DF, que estipula que “son infracciones contra el entorno urbano de la Ciudad de México (…) XIII. Pintar, adherir, colgar o fijar anuncios o cualquier tipo de propaganda en elementos del equipamiento urbano, del mobiliario urbano, de ornato o árboles… “, y “ XIV. Colocar transitoriamente o fijar, sin autorización para ello, elementos destinados a la venta de productos o prestación de servicios”.

La Delegación Benito Juárez utiliza postes de luz y alumbrado público, armazones de semáforos e incluso muebles urbanos en vías primarias, como los soportes de los cables para la alimentación de trolebuses, así como árboles en parques y jardines, para colocar las mantas en las que publicita eventos deportivos o culturales, como torneos de ajedrez o la feria delegacional del libro, o promueve acciones como la restauración del mercado Tlacoquemécatl.

Además, emplea para esa tarea vehículos y personal de servicios urbanos como Alumbrado, que distrae de su asignación legal para la colocación de las mantas en lugares visibles, como ocurrió hace unos días en el parque de San Lorenzo de la colonia Tlacoquemécatl del Valle, como lo denunció el coordinador saliente del comité ciudadano Carlos Morfín González en su cuenta de Twitter.

comentarios

Artículos relacionados